El embarazo, mitos y realidades

Históricamente todas aquellas situaciones que no se comprenden a plenitud conllevan a explicaciones no siempre reales. En el embarazo existen procesos y cambios que los padres no comprenden y que muchas veces los médicos no nos tomamos la molestia de explicarlos, de ahí que existan muchas situaciones que no son del todo cierto. Ahora revisaremos las más frecuentes.
Enlace copiado
El embarazo, mitos y realidades

El embarazo, mitos y realidades

Enlace copiado
<p>1. “El doctor me ha dejado el parto para el 15 de diciembre por ejemplo”; en realidad lo que nosotros definimos como fecha probable de parto no es eso precisamente sino solamente el día en que el embarazo llegará a cumplir 40 semanas, lo importante es tener claro que el embarazo es de tiempo cuando llega a las 37 semanas.</p><p>2. “Siento los movimientos de mi bebé desde los dos o tres meses de embarazo”; la verdad es que el bebé empieza a tener movimientos desde la etapa embrionaria pero la percepción de estos solo es posible hasta las 18 o 20 semanas porque hasta entonces ya ha alcanzado un peso suficiente para poder ser sentido por la madre.</p><p>3. “El bebé solo duerme de día, durante la noche pasa despierto y no me deja dormir”; en verdad el bebé no duerme seis a ocho horas diarias de manera seguida como nosotros, tienen periodos que alternan el sueño con la vigilia (estar despierto) de aproximadamente 40 minutos, por ello se espera que se mueva al menos una vez cada hora.</p><p>4. “Cuando mi bebé tiene hambre se mueve mucho para pedirme comida”; falso, resulta que ocurre lo contrario porque cuando el bebé detecta una disminución de los niveles de azúcar que le llega de la madre se mueve menos para ahorrar energía. También es importante saber que no come tres tiempos de comida como nosotros, sino que de manera continua le está llegando el alimento a través de la placenta.</p><p>5. “Debo hacer caso a todos mis antojos y comer el doble porque si no mi bebé se desnutrirá”; la alimentación durante el embarazo deberá ser sumamente balanceada y no excesiva porque quien ganará mucho peso será la madre y no el bebe. Será necesario reforzar algunos elementos como calcio y hierro pero es el médico quien indicará los alimentos que se necesitan y sus respectivas cantidades.</p><p>6. “Cuando me acuesto al lado derecho, por ejemplo, no le gusta a mi bebé porque se comienza a mover mucho y si lo hago a la izquierda se queda quieto, ahí le gusta”. Esto no es cierto, cuando el bebé está a gusto se mueve activamente, cuando no está a gusto se mueve poco o no lo hace, entonces debemos entender que un bebé que se mueve mucho es un bebé saludable y no que algo malo le pasa y por eso está inquieto. Cuando no se está moviendo bien podría estar mal, lo importante será consultarlo para salir de dudas.</p><p>7. “La gente me ha dicho que mi bebé es un varón porque...”. Cada embarazo es tan individual como lo será su bebé, por lo tanto no existen diferencias asociadas al sexo sino más bien a cada bebé en particular. Todo lo que se dice que señala qué sexo es un bebé son solo mitos, no existe a la fecha algo que realmente se presente solo con un sexo en particular. Atreverse a opinar cuál es el sexo resulta divertido, pero recuerden que esto es cara o corona, algunos adivinarán y otros no.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter