Lo más visto

Más de Mujer

El valor de enseñar a tus hijos el "gracias", "buenos días" o "por favor"

Transmitir esas tres mágicas frases y palabras a tus hijos va más allá de un simple acto de cortesía. Estás invirtiendo en emociones, en valores sociales, y ante todo, en reciprocidad. La edad ideal para inculcarla es entre los dos y los siete años.

Enlace copiado
El valor de enseñar a tus hijos el

El valor de enseñar a tus hijos el "gracias", "buenos días" o "por favor"

Enlace copiado

Cada vez son menos los niños que dan las "gracias" cuando reciben algo; que dan los "buenos días" cuando se encuentran con otra persona o piden las cosas "por favor" sin que sus papás estén detrás diciéndoles "¿cómo se dice?"

Para fomentar una mejor sociedad en el futuro, estas frases son claves en la vida de cualquier persona y, muy especialmente en los niños, por lo que es necesario invertir tiempo y –hasta paciencia en algunos padres– para inculcarlas y que sean parte del día a día de los menores, principalmente cuando no están con sus padres.

El mayor énfasis de enseñar estas "mágicas" frases es la convivencia, la interacción de calidad con los demás y la tolerancia para un ambiente armónico y una mejor relación laboral, personal o estudiantil a futuro. No está demás incluir el "lo siento" cuando amerite la ocasión, ya que para muchos padres es tomada como "humillarse" cuando es todo lo contrario, demuestra humildad y humanidad. "Educar en respeto es educar con amor", enfatiza en el sitio Lamenteesmaravillosa.com.

El mismo sitio, experto en sicología, aclara que es un error iniciar a los niños cuando empiezan a hablar, pero recalca: "Es interesante saber que el ‘cerebro social’ de un bebé es tremendamente receptivo a cualquier estímulo, al tono de voz e incluso a las expresiones faciales de su padre y su madre", en otras palabras, los menores aprenden con el ejemplo.

El dar las gracias

Los neurocientíficos recuerdan que el sistema neuronal de un niño está programado genéticamente para "conectarse" con los demás. Un niño que es tratado con respeto y que desde edad temprana se ha acostumbrado a escuchar la palabra "gracias", entenderá que está ante un refuerzo positivo de gran poder.

Es muy probable que un niño de tres años al que sus papás han enseñado a decir gracias, por favor o buenos días no comprenda aún el valor de la reciprocidad y del respeto que impregnan estas palabras, pero poco a poco entenderá el peso y las puertas que estas le pueden abrir.

Al fin y al cabo, la edad mágica comprendida entre los dos y los siete años hará que el niño por fin descubra cuando pide las cosas por favor y las concluye con un gracias. Comprenderá y experimentará el auténtico efecto de tratar con respeto a alguien, y cómo esa "pequeña" acción revierte a su vez en él o en ella misma.

¿Cómo conseguirlo? 

Te ofrecemos unas sencillas estrategias para que las tengas en cuenta. Son indicaciones básicas para señalar a los niños en cada situación. Vale la pena tenerlas en cuenta.

¿Has llegado o entrado a algún lugar? 
Saluda, di buenos días o buenas tardes.

¿Te vas? 
Di adiós

¿Te han hecho un favor? 
Da las gracias.

¿Te has equivocado? 
Discúlpate.

¿Te regalaron o tienes algo? 
Compártelo.

¿No lo tienes? 
No lo envidies.

¿Encontraste algo? 
Devuélvelo.

¿Quieres que hagan algo por ti? 
Pídelo por favor.

¿Te han hablado o preguntado? 
Responde.

¿Te están hablando? 
Pon atención.

Lee también

Comentarios