Lo más visto

Más de Mujer

Elimina las técnicas educativas erróneas en este nuevo año

En este año nuevo es importante que inicies con pie derecho en la educación de tus hijos, por ello te enseñamos siete técnicas educativas que son un completo error, según algunos especialistas.
Enlace copiado
Elimina las técnicas educativas erróneas en este nuevo año

Elimina las técnicas educativas erróneas en este nuevo año

Enlace copiado

Nada de golpes
La literatura científica los desaconseja con contundencia, pues cataloga que la violencia tiene consecuencias contraproducentes. “Los padres, ante conductas no deseables, deben demostrar su enojo y rechazo, pero el azote esporádico no servirá para cambiar el comportamiento del pequeño”, explica la psicóloga Ollero. Es más, la experta afirma que estas prácticas únicamente conseguirán viciar la relación entre ambos a largo plazo y, si bien quizá atajen en el momento la situación, configurará una personalidad más difícil de orientar.

Nada de mandarlo “al rincón de pensar”
 ¿Para qué? “En el momento de enfado y frustración, los dos estarán bloqueados por el grado de tensión del contexto, y pedir al niño que reflexione no hará sino llevarle a pensar que su padre y su madre son seres horribles”, afirma Pulido. Además, como explican los expertos en educación infantil en su libro No-Drama Discipline, obligándoles a encontrarse con sus pensamientos en esa situación hará que se pierda la oportunidad de establecer un diálogo comprensivo, explicativo y que busque, realmente, lo que se pretende: hacerle reflexionar para que no repita sus actos.

Las fórmulas “clásicas” no son las ideales
Numerosos estudios han demostrado que la mayoría de técnicas disciplinarias clásicas a la larga son inservibles y contraproducentes. “En el papel de los padres como modelos de los hijos, la conexión emocional debe jugar un papel fundamental, estableciendo vínculos de confianza y seguridad”, explica Ollero.

Nada de castigos sin razonamiento
En la misma línea, la imposición de sanciones en forma de actividades desagradables quizá corte de raíz la mala conducta, pero solo momentáneamente.  “Hacerlo sentir mal no significará, necesariamente, que este entienda el verdadero motivo de nuestro malestar”, asegura Pulido, que apuesta más bien por tratar de razonar con él.

Nada de dejarles sin postre
Técnica basada en el chantaje y en la manipulación, según numerosos estudios, pero no en la explicación razonada que sí llevará al niño a entender por qué no debe hacer esto o lo otro. “De nuevo, esta práctica no hace pensar ni reflexionar al niño, y solo le llevará a hacer determinadas cosas para contentarnos”, explica Pulido, que se pregunta si nuestra voluntad es que nos obedezca únicamente movido por el miedo a la prohibición o si realmente buscamos que entienda por qué debe comportarse correctamente.

Cero culpabilidad
  “Vivimos en la era del ‘buenismo’”, comenta la psicóloga. Ahora se apuesta por implementar las herramientas adecuadas para que el niño entienda que sus actos tienen consecuencias, y que de ellos depende también la buena marcha del grupo.

Nada de coartar sus sentimientos
  “Sobre todo si se trata de niños, muchos padres piensan que pidiéndoles que endurezcan su carácter le están ayudando. Es necesario dejar que se expresen y enseñarles a entender lo que les ocurre”, concluye.

Lee también

Comentarios