En búsqueda del objetivo

¿Qué hacer cuando los problemas sociales, la convivencia familiar y el ambiente escolar causan frustración, desesperanza y desmotivación a tus hijos? A continuación te compartimos algunos consejos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Muchas personas suelen confundir la depresión con la desmotivación, dado que los síntomas pueden ser similares. Sin embargo, la psicóloga y directora del Centro PEyDE, Alejandra Rivera, explicó que la desmotivación no siempre responde a cuadros depresivos, pues es un desgano acompañado de indiferencia y poca reacción a algún estímulo.

Algunos síntomas de desmotivación que son más perceptibles para los padres son los constantes pensamientos negativos, el aburrimiento en la mayor parte del día, falta de inspiración por el futuro o simplemente no tener actividades de interés para realizar.

“Hay que saber que los mejores y mayores motivadores son los padres, y no los maestros, amigos, parejas, etc, por tanto, la motivación empieza por casa transmitida dentro de un contexto familiar estable, con dinámicas que propicien seguridad afectivo-emocional, en donde se practique el diálogo, la comprensión, el respeto y la cercanía”, aconsejó la especialista.

En muchas ocasiones, los padres buscan la respuesta del porqué sus hijos no poseen motivación por la vida a su corta edad. Rivera expuso que muchas veces se debe a la búsqueda del “yo” en la adolescencia, o también puede tratarse de un desajuste emocional respecto a la forma en que el adolescente percibe lo que le rodea, al autoconcepto o a la valoración de sí mismo.

¿Cómo encontrar la verdadera razón?

Lo primordial es la comunicación con tus hijos y así lograrás identificar el origen del problema. Muchas veces se trata de las experiencias pasadas, el entorno familiar o simplemente la búsqueda de identidad.

La psicóloga añade que si la desmotivación es una sensación muy repetitiva, lo mejor será acudir donde un especialista, con quien el joven tendrá la oportunidad de recibir un tratamiento, dado que con el tiempo esto puede representar un cuadro difícil que los padres solos no puedan gestionar.

¿Cómo ayudar a tu hijo?

Una vez que conoces el origen, debes lograr implantar pensamientos positivos con pequeñas celebraciones sobre sus logros y haciéndole ver sus talentos y habilidades. Asimismo, puedes apoyarlo en la realización de actividades sobre temas de su interés. Además, otro factor que logrará que tu hijo se sienta mejor es tu experiencia de vida. Si su padre le comparte todas sus aventuras, el menor creará una conexión y podrá sentirse identificado y motivado. Recuerda que tú también fuiste joven y necesitaste ser escuchado.

Tags:

  • ser padres
  • adolescentes
  • desmotivación
  • hijos
  • depresión
  • comunicación

Lee también

Comentarios

Newsletter