Lo más visto

Más de Mujer

Enemigos de la belleza

Fumar y consumir bebidas alcohólicas son sinónimo de grandes daños a la piel. Apariencia deshidratada, arrugas, uñas y cabello debilitados son solo algunas de las consecuencias que estos causan.
Enlace copiado
Enemigos de la belleza

Enemigos de la belleza

Enemigos de la belleza

Enemigos de la belleza

Enlace copiado
La piel es un reflejo del estilo de vida de cada persona: sus hábitos alimenticios, cuidado personal, estado de salud y hasta de los vicios que esta tenga. De hecho, de acuerdo con lo que publica Elmundo.es, factores externos como estos son responsables del 75% del envejecimiento reflejado en la piel. Mientras que la genética, solo del 25% restante.

Por eso es importante tratar de cambiar los aspectos que sí se pueden controlar para evitar los daños a la piel. Dos grandes enemigos de esta son los cigarros y el alcohol. “Muchos de los componentes químicos que contienen son capaces de producir cambios morfológicos, aumentan la actividad de algunas enzimas como la elastasa, las cuales se encargan de degradar las fibras elásticas, con lo cual aumentan la flacidez de la piel”, señaló el doctor José Enrique Hernández, dermatólogo y cirujano plástico.

Estos cambios se reflejan a través de un rostro deshidratado, contraído, con arrugas y líneas de expresión superficiales y profundas. Esto hace que quienes fuman y consumen bebidas alcohólicas tengan un rostro que se ve al menos cinco años más envejecido que su edad real. Además, los daños que causan son, en cierta medida, diferentes a las arrugas propias del envejecimiento natural de la piel. “Son más estrechas y profundas, con contornos bien marcados. El color de la piel no presenta el color rosado característico de un cutis sano. Ofrece una palidez cercana al amarillo”, destaca el mismo sitio en internet.

Cabello y uñas también sufren

Hernández también expresó que la piel del rostro no es la única afectada, pues explicó que las uñas y el cabello son conocidos como anexos cutáneos. Estos, al estar compuestos de queratina, una proteína considerada el componente principal de las capas externas de la piel, responden de la misma forma que el resto de la piel. Los resultados son un cuero cabelludo con menos luminosidad y quebradizo y uñas más frágiles y sin brillo.

Para combatir estos daños, lo mejor es dejar estos hábitos. Pero si ya sufre de algunos de ellos, puede acudir a tratamientos como cremas o peelings si su dermatólogo lo recomienda. También puede consumir alimentos ricos en antioxidantes como la naranja, arroz integral y brócoli.

Tags:

  • mujer
  • belleza
  • fumar
  • alcohol
  • piel
  • daños

Lee también

Comentarios