Entendiendo las diferencias

Durante los años de mi carrera profesional como terapeuta de parejas, me he dado cuenta que las dificultades estriban en las diferencias de pensamiento y de acción entre los sexos.
Enlace copiado
Enlace copiado

Una y otra vez escucho de parte de ellas:

-No colabora en la casa y cuando llega de trabajar se va directo al televisor o a algo electrónico.

-Deja todo tirado por donde quiera.

-Yo educo y él malcría. Hasta se esconde con los niños a hacer travesuras o comer golosinas.

-Tiene tiempo para todo, hasta para ir con sus amigos o practicar un deporte.

-No toma las cosas en serio, trato de hablar algo serio con él y me sale con una broma.

-Solo piensa en sexo, no puede darme una caricia o un beso sin intención sexual.

-Sus juguetes cada vez son más costosos.

-No sé qué le pasa, no me cuenta sobre lo que siente.

Y de ellos:

-Es tan amargada, cree que soy su hijo.

-Solo son reglas y órdenes.

-Siempre esta cansada.

-No tiene sentido del humor.

-Es hiperactiva, siempre anda corriendo.

-Se niega a tener sexo.

-No conoce lo que es el descanso, se la pasa inventando qué hacer o a dónde ir.

-Parece que no entiende las películas, siempre se las explico.

-Habla y habla, no sé ni que esta diciendo, no la entiendo.

Y muchas otras cosas más son las quejas frecuentes entre ambos sexos. En la medida que comprendamos que somos diferentes y complementarios nos será más fácil entendernos.

Los hombres son prácticos, sencillos, para ellos no hay medias tintas, es blanco o negro. Nosotras somos más complejas, para nosotras puede haber una variedad infinita de grises. Nuestro cerebro esta conformado como una especie de pulpo entre los cuales los tentáculos están conectados con la emoción y respondemos a través de ellas. El cerebro de los caballeros funciona como en una especie de cajas, las cuales son independiente, si ahora esta abierta la caja de la lectura de este artículo, las demás cajas están cerradas, incluso la de la emoción. Concentrándose exclusivamente en la lectura. A diferencia de nosotras, estamos leyendo este artículo, conectadas a la emoción y a los recuerdos, así mismo estamos pendiente del niño, de lo que vamos a cenar, del celular y de la esperanza de que nuestra vida en pareja sea mejor.

Por tal motivo, nuestras respuestas entre los sexos son diferentes. Lo que debemos de aprender es a empatizar con nuestra pareja, es decir, a ponernos en los zapatos del otro para poder entender su perspectiva de vida.

Para poder empatizar, necesitamos comunicarnos de centro a centro, expresar cómo me siento y qué necesito de mi pareja. Cuando la pareja es receptiva y no cuestiona el sentir y las necesidades de su cónyuge podrá tratar de apoyarlo y tener una vida en equipo, entendiendo y fortaleciendo las diferencias.

Tags:

  • pareja
  • sexo
  • problemas
  • consejos

Lee también

Comentarios

Newsletter