Lo más visto

Espero que los Reyes Magos nos regalen salud

Se me ha hecho muy difícil escribirles esta carta, ya que después de todo lo que el niño Dios me ha dado, no me gustaría que ustedes pensaran que soy pedigüeño; pero como recuerdo que mis antepasados cuscatlecos decían frecuentemente: “el que no llora no mama”, apelo a su buena voluntad y los invito a que me sigan dando de lo mismo; ahora bien, si debido a la simpatía que les inspiro me quieren dar un poquito más... eso lo dejo a vuestra generosa decisión.
Enlace copiado
Espero que los Reyes Magos nos regalen salud

Espero que los Reyes Magos nos regalen salud

Espero que los Reyes Magos nos regalen salud

Espero que los Reyes Magos nos regalen salud

Enlace copiado
El niño Dios ya me bendijo con salud, gracias a esta he podido soportar las intensas jornadas de trabajo que me han posibilitado mantener mi familia, darme unos pequeños gustos y poder compartir algunas cosas con mi prójimo. Ustedes estarán de acuerdo, que después del quebranto de salud que tuve hace un año, me causa mucha alegría, que mi esposa en lugar de ir al “Saint Little Michael Mall” (Mercado San Miguelito) a comprar recuerdos para la misa que hubiera tenido que ofrecer para el descanso de mi alma, a un año de mi muerte, se dirigiese a tan bonito mercado pero para comprar un Chompi pollo que fue preparado como Chompipe, para ser consumido durante las fiestas de fin de año.

Por lo tanto, a los Reyes Magos les pido:

Que traigan lo más pronto posible al Hospital Rosales el tan ansiado aparato de Hemodinámica para efectuar estudios de cateterismo cardiaco, esto dará más armas al hospital para que sus médicos enfrenten de manera adecuada y eficiente la tan temida epidemia, cuyo nombre no puedo omitir: la Cardiopatía Isquémica. Ustedes saben el problema que tienen los pacientes de escasos recursos que acuden a los hospitales nacionales, con enfermedades del corazón y necesitan un cateterismo cardiaco.

Un empleo digno para los médicos y las enfermeras salvadoreños que en este momento están desempleados, ustedes no desconocen que ellos son profesionales capacitados y padres de familia responsables que necesitan de un salario para mantener a su familia.

Que doten con los insumos necesarios a los hospitales, para que tengan la capacidad de proporcionar de manera oportuna el tratamiento necesario y así aliviar o curar a los enfermos; no permitan que tengan que hacer largas colas y al final el encargado de la farmacia les informe que no hay aspirina y que estén preguntando para ver cuándo tendrán la medicina. Hay tratamientos médicos que no pueden ser suspendidos, por ejemplo la Aspirina después de una angioplastia o colocación de uno o más stents.

Que graben en la mente de todas las personas que laboran en el sector salud, especialmente en los médicos y las enfermeras, que la oración es un buen medicamento, con las ventajas que es gratis, efectivo y no produce efectos adversos. La oración es un medicamento completo, no solo tiene la capacidad de curar, también posee el efecto colateral de consolar, alentar y animar a los pacientes.

Que traigan desfibriladores y los instalen en los estadios, gimnasios, centros educativos, aeropuertos; ya ha habido varias muertes de deportistas y de personas que no se hubieran muerto si hubiese habido a la mano uno de ellos.

Que iluminen a todos los salvadoreños para que sepamos prevenir la principal causa de muerte en nuestro país: la violencia.

Que traigan el pan nuestro de cada día a toda la familia salvadoreña.

Tags:

  • salud
  • cardiologo
  • columna
  • Manuel Rivera Castaneda
  • deseos
  • reyes magos

Lee también

Comentarios