¡Evita que besen a tu bebé! Entérate por qué

No se trata de meter a tu bebé en una burbuja, pero sí de protegerlo de microbios y virus. Lo recomendable es que las visitas no sean en los primeros días de nacido. Si no puedes evitarlas, procura que no besen a tu bebé y menos en su carita.
Enlace copiado
Enlace copiado
Es normal que cuando nace un bebé en la familia o de amigos la ansiedad por conocerlo sea incontrolable. Está claro que en tu hogar o al hospital solo llegarán personas queridas por ustedes, por lo tanto no hay nada que temer, pero... supongamos que, pese a todos los cuidados y medidas higiénicas que has tenido tu bebé se te enferma.

De repente ves que empiezan a salirle pequeñas llaguitas o heridas alrededor de su boquita. Aunque no sean grandes, llora con solo darle la pacha o darle pecho. Y, si además presenta fiebre y algunas ronchitas (que puedes confundir con sarpullido) en mejillas y párpados, lo recomendable es que lo lleves de inmediato al pediatra: puede tratarse de un caso de Herpes simple tipo 1 (VHS1) y eso es grave.

Este virus se trata de un herpes bucal, transmitido por un portador que no necesariamente puede mostrar signos de padecerlo. Al besar lo contagia, debido a que se trasmite por medio de la saliva, por eso es importante que evites de todas las maneras posibles y prudentes -para que la visita no se sienta mal- que lo besen en su carita o sus manitas (ya que puede llevárselas a la boquita).

Según la doctora Bonnie Maldonado, profesora de enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Stanford, en bebés de menos de un mes de vida, contagiarse con herpes simple puede significar -si no es atendido a tiempo- problemas neurológicos o conducirlo hasta la muerte.

"Pese a que un bebé de un mes o menos, contagiado con VHS1, puede llegar a estar protegido por los anticuerpos que recibe a través de su madre, el Herpes simple es uno de los virus ante los cuales los pediatras están más atentos por lo poco común que es", explicó.



Entonces ¿qué puedes hacer? 

  • Lo principal: NADA DE BESOS. Como ya lo recalcamos anteriormente, no se trata de privarte de recibir visitas o de evitar que un adulto se acerque a tu bebé sino de tener precaución para evitar que, por una simple muestra de cariño como un beso, tu pequeño sufra. Recuerda, tu prioridad es la salud de tu bebé. Los adultos entenderán.

  • El aseo es vital. Cuando lleguen tus seres queridos pídeles que antes de chinear a tu bebé se laven las manos o ten cerca alcohol gel. Busca la empatía: cuéntales que incluso, ustedes que son sus papás lo hacen y que tampoco le besan en la boca para evitar que se enferme.

  • Las cosas del bebé, son del bebé. Esto es difícil cuando hay hermanitos, pero procura que tus otros hijos no usen biberones, toallitas, juguetes, morderas, o los pepes que para algunos papás son infaltables. Cualquier objeto que sepas que tu bebé se llevará a la boca, evita tenerlo expuesto al resto de personas, al menos durante su primer mes de vida. 

Tags:

  • vhs1
  • saliva
  • herpes
  • virus
  • bebe
  • pediatras
  • herpes simple

Lee también

Comentarios

Newsletter