HIJOS HURAÑOS ¿QUÉ HACER?

Ser padres es una de las tareas más difíciles en la vida de los seres humanos, y se complica más con ciertas actitudes. Una de ellas es cuando un hijo es huraño. A continuación te contamos qué hacer.
Enlace copiado
HIJOS HURAÑOS ¿QUÉ HACER?

HIJOS HURAÑOS ¿QUÉ HACER?

HIJOS HURAÑOS ¿QUÉ HACER?

HIJOS HURAÑOS ¿QUÉ HACER?

Enlace copiado
Se define al individuo huraño como aquel al cual no le resulta para nada agradable el trato interpersonal con otras personas, es decir que se convierte en todo lo contrario a una persona sociable. Seguramente, muchos padres sienten que sus hijos están pasado por esta etapa, sin embargo, es importante saber que es cuestión de tiempo para que dicha actitud mejore.

Cuando un niño es huraño, la psiquiatra Margarita Mendoza Burgos expone que “es importante sociabilizarlo lo más que sea posible. Inicialmente con los familiares y amigos más cercanos, luego se puede ir introduciendo al menor a círculos sociales más amplios, como por ejemplo las fiestas de cumpleaños. A su vez, es importante la escolarización temprana, ya que ahí, tu hijo, compartirá tiempo con más niños y personas adultas”.

Asimismo, la especialista comenta que si el menor muestra actitudes de rechazo con otras personas, lo primero que se debe hacer es no regañarlo en público. Por ejemplo, si usted saluda a una persona y él no repite la frase (no saluda), no insista. Posteriormente y en privado puede explicarle nuevamente que debe saludar a todas las personas. Recuerda que todo esto se logrará con paciencia y así, el menor comprenderá poco a poco las actitudes que debe tomar ante ciertas situaciones.

Incluso, muchos padres se preguntan: ¿Por qué mi hijo es huraño? Burgos responde que algunos niños son así desde que nacen, pero esa no es la única razón, también se pueden notar estas actitudes en los primeros hijos de la pareja, ya que no tienen con quién compartir y suelen ser mimados, y cuando una persona externa se les acerca puede significar una especie de amenaza para ellos, dado que los alejará de su zona segura.

Además, Burgos expone que es importante estar atentos respecto a la edad en que se presenta dicha actitud. Por ejemplo, si el menor tiene esta actitud antisocial después de sus cuatro años, es importante indagar si es así solo con una persona en especial o si es un problema generalizado, para ubicar al especialista de la normalidad o no del caso.

A su vez, es importante saber que existen ciertos indicios de alarma que deben ser atendidos con inmediatez. La especialista señala que las alarmas deben encenderse cuando el aislamiento del niño comienza a ser extremo y no logra separarse ni un momento de sus padres. Otra señal puede ser que no le agrade salir de la casa o de su habitación si hay visitas en casa. A su vez, cuando no desea relacionarse con otros niños ni en juegos públicos ni cumpleaños. Y el peor de los casos ocurre cuando los menores ya están en la etapa de asistir a un centro educativo y padecen de fobia escolar, por temor a separarse de los padres. En este caso, es importante acudir a un especialista para que le brinde terapias al menor.

Tags:

  • margarita mendoza burgos
  • ser padres
  • hijos huraños
  • socializar
  • hijos

Lee también

Comentarios

Newsletter