Habla con tus hijos, no les grites. Mira por qué.

La comunicación con los niños debe ser respetuosa y correcta, como la que se espera de ellos en un futuro. Es por eso que mejor habla con ellos que gritarles.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los niños pequeños son como esponjas, y todo el aprendizaje que van adoptando a lo largo de sus primeros años, luego aflora en los años posteriores, para bien o para todo lo contrario; van creciendo y evolucionando a través de sus experiencias. Entonces llega el momento en el que tu hijo tiene seis años y te enerva cuando te responde y te habla a gritos, como tu quizás lo hiciste en un momento. Es así como te está pagando con la misma moneda, y es en ese mismo instante cuando miramos atrás y nos arrepentimos de cómo hemos actuado en determinados momentos. Es por ello que no hay que arrepentirse, sino tomar aquello que nos ha gustado y utilizarlo como aprendizaje a partir de ese momento.

Existen alternativas para evitar los gritos para con tus hijos, ya que estos no siempre son respuesta a la conducta de los hijos, sino al estado emocional del padre. Un buen consejo es: respira, cuenta hasta tres y repite el mensaje más calmado.

Para asegurarte de que tu hijo te está escuchando, acércate a él y, mirándole a la cara, transmítele tu mensaje. Para asegurarte de que lo ha entendido, puedes decirle que te lo repita, como verás no hay por que gritarle.

La utilización excesiva de los gritos es como la ingesta excesiva de medicamentos, el organismo se acostumbra a ellos y ya no surten efecto. Si siempre se les grita a los niños, no diferenciarán en qué momento su conducta es realmente inadecuada.

Por último, aplaude o reconoce siempre aquellas conductas adecuadas que tu hijo realice, para que vea que papá o mamá no sólo grita.

Y recuerda: habla, no grites, este es un buen consejo para cualquier momento.

Tags:

  • hijo
  • habla
  • gritos
  • comunicacion
  • respetuosa
  • correcta
  • padres
  • familia

Lee también

Comentarios

Newsletter