Hay esperanza más más allá del cáncer

La noticia de padecer cáncer tiene muchas repercusiones en la salud mental de la mujer. Sin embargo, la familia y los amigos son esenciales en la lucha contra esta enfermedad.

Enlace copiado
Hay esperanza más más allá del cáncer

Hay esperanza más más allá del cáncer

Enlace copiado

El apoyo emocional y el psíquico son fundamentales en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama. El acompañamiento y la información que los profesionales de la salud ofrecen a sus pacientes también es esencial para evitar que la persona tenga ideas erróneas sobre su diagnóstico.

“Muchas veces la gente se toma el diagnóstico como que fuera una sentencia. Para ellos (los pacientes) tener cáncer es morir. No es así. Es ahí donde viene la parte importante de explicarles cuál es el objetivo del tratamiento”, explicó Dina Semsch Larín, psicóloga.

Agregó que es normal que las pacientes experimenten un nivel de ansiedad porque hay una amenaza. Sin embargo, la falta de información hace que la ansiedad incremente más de lo normal.

Por otra parte, al obtener un diagnóstico real es posible establecer metas claras y conocer los pasos a seguir durante el tratamiento.

“Si ellos tienen claridad en el objetivo que persiguen, entonces existe más y mayor apego al tratamiento. Existe más voluntad por parte de ellos para hacerlo”, aseguró la experta.

El dolor, la incomodidad y la negación es parte del proceso. Todo esto contribuye a que las personas tengan un sentido del porqué continúan en la lucha contra el cáncer de mama.

De hecho, la experta reitera que uno de los regalos más grandes para un paciente con cáncer es permitirle llorar. Para ello, las personas que la acompañan durante el proceso deben aprender a escucharla y prestarle un hombro para que pueda desahogarse con tranquilidad.

Según Semsch, “jamás hay que decirle a la persona que no puede llorar porque puede frustrarse y enfrentar la situación de manera inadecuada”.

Pero ¿qué otros sentimientos pueden experimentarse frente a un diagnóstico de cáncer? ¿Se puede enfrentar una depresión? Ante estas interrogantes, la psicóloga explica que sí es posible pero complejo, porque hay personas que están deprimidas antes del diagnóstico, y eso puede empeorar el tratamiento.

“Cuando hay una depresión hay muchas consecuencias físicas que son producto de ese estado emocional. En este proceso el cuerpo debe estar con toda la artillería para que te cures, te mejores y asimiles los tratamientos”, señaló Semsch.

El rol de la familia y amistades

Familiares y amigos son vitales durante el proceso, pero es importante organizar una red efectiva de apoyo y acompañamiento. “A veces llegan pacientes con una equis cantidad de acompañantes, y eso está bien. El problema es que una semana después esa persona llega sola”, dijo la psicóloga.

Apunta que es necesario definir en el grupo familiar o círculo de amistades cómo desean apoyar, y de esa manera aprender a organizarse para establecer qué día y qué horarios pueden dedicar para no dejar sola a la paciente.

Añade que es importante preguntar ¿qué puedo hacer por ti? “Aunque la respuesta sea ‘nada’, el hecho de preguntar le recuerda a esa persona que alguien está ahí. Esas actitudes hacen una diferencia sustancial”.

Asimismo, hay personas que por un período pueden tener limitadas algunas actividades físicas. Ante esta situación aconseja centrarse en lo que le guste hacer y le es permitido. “Esas cosas son las que de alguna manera generan una sensación de que hay vida y de que ahorita están vivos. Es algo que deben tener presentes tanto los familiares como los pacientes con cáncer”, finalizó.

Lee también

Comentarios

Newsletter