Inclúyelos en tus recetas todos los días

Los lácteos al natural son un alimento ideal para la comida diaria y estos también pueden ser incluidos en diversas recetas frías y calientes, dulces y saladas. Si quieres sorprender a tu familia con estos ingredientes, apóyate en las recetas que hoy te proporcionamos.
Enlace copiado
Inclúyelos en tus recetas todos los días

Inclúyelos en tus recetas todos los días

Enlace copiado
La leche y sus derivados son uno de los alimentos más antiguos y versátiles que existen y constituyen el alimento básico de millones de seres humanos en diferentes países del planeta. Sin dejar de mencionar que la leche es el alimento por tradición para los pequeños de la casa. En bebidas, ensaladas, guarniciones, platos fuertes, sopas, postres, entre otros, los lácteos son ingredientes perfectos y del agrado de pequeños y grandes.

Según Daisy de Urbina, experta en gastronomía mexicana, uno de los lácteos más famosos e importantes en la alimentación diaria es el queso.

Aseguró que este puede ser servido como plato principal en platos como el pollo a la parmesana, lasaña, chilaquilas, espaguetis o macarrones con queso.

Otra preparación con este ingrediente y que sirve como guarnición son las papas gratinadas o papas rellenas.

Además, el queso es ideal para preparar sándwiches o hamburguesas, ensaladas y también el famoso pastel de queso.

Si quieres sorprender a tu familia y agradarla con deliciosas preparaciones, atrévete a preparar las recetas que hoy te presentamos, son fáciles y rápidas de elaborar y el costo es bajo, lo que no dañará tu presupuesto familiar.

Ensalada de garbanzos

Ingredientes para cuatro porciones:

400 gramos de garbanzos cocidos y escurridos, o sea, enlatados

1 pepino cortado en dados

1/2 de pimiento morrón verde finamente picado

1/2 de cebolla roja picada finamente

12 tomates cherry cortados en mitades

200 gramos de queso duro cortado en cubitos

2 cucharadas de perejil rizado finamente picado (sin los tallos)

1 1/2 de cucharadas de alcaparras

2 cucharadas de jugo de limón

3 cucharadas de aceite de oliva

Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Vierte todas las verduras picadas en la ensaladera junto con el queso y los garbanzos sin líquido. Si quieres que la ensalada esté fresca, déjala reposar una hora en refrigeración. Al momento de servirla aderézala con la mezcla del jugo de limón y el aceite de oliva, luego salpimienta al gusto y sírvela de inmediato.

Papas cambray horneadas

Ingredientes para cuatro porciones:

1 libra de papa cambray

1 taza de crema ácida

1 manojo de cebollín

Queso mozzarella rallado

10 ramas de tomillo fresco

2 ramas de romero

3 cucharaditas de sal gruesa

1/2 taza de aceite de oliva extra virgen

2 cucharaditas de pimienta

Preparación:

Precalienta el horno a 200 grados. Lava con suficiente agua las papas, sécalas muy bien y deposítalas en una bandeja para horno. Agrégales aceite, sal, tomillo, romero y pimienta. Mezcla todo perfectamente, cubre las papas con papel aluminio y hornéalas durante 25 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, retira el papel aluminio y dora por 10 minutos más. Pica finamente el cebollín. Reserva. Retira las papas del horno y realízales un corte en cruz. Dentro del corte, agrega una cucharada de crema ácida y queso y espolvorea con el cebollín. Sírvelas calientes como guarnición.

Pastel de queso

Ingredientes para cuatro porciones:

Caramelo líquido

500 gramos de leche

500 gramos de nata

200 gramos de queso de untar (filadelfia)

250 gramos de azúcar

200 gramos de cuajada

1 cucharadita de vainilla líquida

Preparación:

Carameliza un molde, haciendo el caramelo con unos 100 gramos de azúcar o utilizar uno comprado y luego ponlo a derretir. Reservar. Vierte el resto de ingredientes al vaso de la licuadora, mezcla bien para que se integren los ingredientes y sabores y vierte esto sobre el molde caramelizado, tápalo con film plástico pegado a la superficie. Déjalo unos minutos así y llévalo después a la refrigeradora en la parte baja, déjalo unas horas para que cuaje. Retíralo del refrigerador, desmóldalo, decóralo con frutos y sírvelo bien frío. Lo puedes conservar durante seis días refrigerado y no pierde sabor y también lo puedes congelar, sacarlo del congelador, esperar que descongele y servirlo.

Crema de mariscos

Ingredientes para cuatro porciones:

2 libras de camarones medianos

1 litro de agua

1/2 botella de crema

2 tazas caldo pescado

1/2 de cebolla

1 zanahoria en rodajas

2 dientes de ajo

25 gramos de aceite

1 cucharadita de pimentón dulce

50 gramos de brandy o coñac

80 gramos de tomate naturales y triturados

30 gramos de arroz al vapor

1 cucharada de sal

Pimienta negra molida al gusto

250 gramos de pescado blanco en trocitos sin piel ni espinas

Perejil picado

Preparación:

Pela los camarones, reserva las colas y licua las cáscaras y cabezas de los camarones, junto con el agua y caldo de pescado, cuela el licuado y resérvalo. Licua cebolla, zanahoria y ajos durante cinco segundos; calienta aceite y sofríe este licuado, luego agrega el licuado de pimentón y brandy, deja que evapore el alcohol, agrega el tomate y arroz, déjalos cocinar unos minutos y agrega la mezcla de cabezas y cáscara de camarón. Añade más agua si lo necesitas, la sal y pimienta, remueve bien para que se integren los sabores. Añade los camarones y el pescado cuando el arroz esté casi deshecho, remueve suavemente hasta lograr el espesor y sabor deseado. En ese momento agrega la crema, deja cocinar dos minutos y sírvela caliente con perejil picado.

Tags:

  • alimentos
  • leche
  • derivados
  • quso
  • dieta
  • recetas
  • dulce
  • salado
  • ingredientes
  • cocina

Lee también

Comentarios

Newsletter