Incontinencia urinaria (IU)

Se constituye en un problema no solo de carácter médico sino también social, ya que complica la calidad de vida de quien lo padece. Esta afección en realidad no es una enfermedad en sí, sino más bien la manifestación de otro problema de base, que deberá investigarse.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>La IU se produce cuando de manera involuntaria o sin control ocurre el escape de orina que va desde pequeñas gotas hasta una cantidad más importante. Con base en lo anterior se distinguen dos tipos principalmente: la llamada de esfuerzo que es aquella en la que ante todo aumento de la presión abdominal, ya sea por tos, risa o al levantar algún objeto pesado, se produce el escape; el otro grupo son aquellos casos en los que aparece un deseo imperioso de orinar y no existe el control de esperar hasta encontrar un lugar adecuado (el baño) y entonces se produce el escape. Existe un tercer grupo denominado mixto porque comparte características de los dos anteriores.</p><p>Este problema se produce en ambos sexos; sin embargo, es con mucha mayor frecuencia encontrado en el sexo femenino. Existen múltiples factores implicados para su desarrollo. De los que siempre deben descartarse en primera instancia son la diabetes y las infecciones de vías urinarias. La historia clínica es importante ya que la ingesta de medicamentos como los diuréticos (usados en el tratamiento de la hipertensión) y algunas bebidas como el café pueden aumentar la producción de orina. Los partos vaginales, principalmente extra hospitalarios, y el número de estos se constituye en una de las causas precipitantes de esta condición porque produce el debilitamiento del piso pélvico, que tiene una importancia trascendental para lograr mantener un equilibrio de presiones entre la vejiga y el esfínter uretral, que es como la válvula que se abre y cierra para controlar el momento de orinar.</p><p>Los cambios del climaterio y menopausia también afectan. Existen condiciones de origen nervioso que también pueden bloquear el control de los nervios encargados de enviar el mensaje desde el cerebro para controlar el momento de orinar. Algunas veces el músculo que se encuentra dentro de la vejiga (detrusor), y que sirve para expulsar la orina, puede estar fuera de control y eso provocar el escape de orina. En cualquiera de las situaciones antes expuestas se deberá hacer una historia clínica, un examen físico y de laboratorio y pruebas de gabinete tal como la llamada urodinamia para lograr encontrar la causa subyacente y así determinar el tratamiento idóneo que podría ser farmacológico, quirúrgico o una combinación de ambos. Para consultas y sugerencias escríbame a [email protected]</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter