Lo más visto

Inesperado fracaso escolar

Recibir la noticia de que su pequeño reprobó el año escolar no es lo que los padres desean; pero sí es una ventana para valorar el desempeño como educadores y para descubrir posibles problemas de aprendizaje.
Enlace copiado
Inesperado fracaso escolar

Inesperado fracaso escolar

Enlace copiado
En los últimos meses del año, cuando finaliza el año escolar, en la mayoría de centros educativos de El Salvador hay padres que se llevan la sorpresa de que su hijo reprobó el año académico y que, por ende, deberá repetir dicho curso el próximo año. Una noticia nada grata para los padres, quienes han invertido tiempo y dinero para que su pequeño reciba la educación necesaria.

Este hecho causa frustración a los padres, pero también a los niños, quienes también invirtieron tiempo y energía para lograr el objetivo: cumplir con lo necesario para aprobar el año escolar. Este fracaso escolar se da debido a diferentes causas y corresponde a los padres investigar cuáles son las que han afectado a su hijo.

“Cada caso es único, cada persona tiene sus propias características y circunstancias. Es importante tener esto en cuenta. Si el pequeño presenta dificultades de aprendizaje, deberemos actuar de un modo diferente; si tiene algún conflicto emocional, debemos centrarnos primero en resolver ese conflicto...”, menciona la psicóloga y pedagoga Celia Rodríguez Ruiz en un artículo de Educapeques.com.

Según datos de la UNESCO (1996), el 40 % de niñas y niños en Latinoamérica repiten el primer grado ya que no logran aprender a leer y escribir, conocimientos básicos en la educación primaria.

Para la especialista, una de las causas más comunes del fracaso escolar son las dificultades de aprendizaje. En ese sentido, se puede encontrar con dislexias, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), falta de motivación, etc. “Con la atención adecuada, estas dificultades son superables, es imprescindible hacer una detección temprana de las mismas y tratarlas de manera adecuada”, aseguró la experta.

Pero también están las causas relacionadas con el ambiente que influyen en el niño; por ejemplo, los conflictos y las discusiones entre los padres y la falta de organización respecto a su tiempo. Esta última es muy importante ya que los padres, en ocasiones, no dirigen a su hijo y piensan que automáticamente hará las tareas en sus ratos libres. Sin embargo, es algo que deben fomentar los adultos y establecer un horario de estudio diario que se respete.

Reprobar el año escolar no es una situación agradable, pero puede ser la forma de descubrir en lo que se está fallando como padres o un problema en su aprendizaje que necesita ser tratado. Rodríguez recomienda: “No permitir que se vean como perdedores y hacerles ver que los queremos por ellos mismos, no por sus éxitos y fracasos”.

Tags:

  • ser padres
  • hijos
  • escolaridad
  • reprobar
  • educación

Lee también

Comentarios