Lo más visto

La clave está en los colores

Los colores vivos de las frutas y de las verduras son más que un elemento para captar nuestra atención, ya que cada uno de ellos es un indicador de múltiples beneficios. Conócelos.
Enlace copiado
La clave está en los colores

La clave está en los colores

Enlace copiado

Si deseas sacarle provecho a cada una de las propiedades que contienen las frutas y verduras, es necesario que les prestes atención porque pueden aportar muchísimo en función de su color.

Antonio Escribano, médico especialista en endocrinología, nutrición y medicina deportiva, asegura que el hombre come con la vista. “Es el sentido que mejor nos sitúa en el entorno”, afirma. Además, recomienda consumir frutas y verduras crudas siempre y cuando sea posible para que conserven todas sus propiedades.

Blanco
Entre las frutas, el especialista señala el melón y la pera; entre las verduras, la coliflor, el champiñón, el ajo, la cebolla o el puerro. El color blanco en un alimento es señal de alto contenido en fitoquímicos, sustancias que se encuentran en los vegetales cuyo consumo es beneficioso para la salud, como la alicina; también son ricos en potasio. Un bulbo como la cebolla contiene propiedades antioxidantes que “ayuda a prevenir el cáncer de colón”.

Rojo
La presencia de sustancias que favorecen la salud cardiovascular y merman el riesgo de cáncer en los vegetales de este color, como el tomate y el pimiento rojo. En el caso de las frutas encontramos la sandía, las fresas o la granada. El licopeno es el denominador común de las frutas y verduras coloradas. El experto señala que se trata de un potente antioxidante y anticancerígeno, sobre todo en problemas prostáticos. También contienen antocianinas, otro antioxidante que disminuye los niveles de colesterol.

Naranja o amarillo
Su riqueza se destaca por ser precursores de la  vitamina A, alfacaroteno y betacaroteno, potasio, ácido fólico y xantinas. Estas sustancias  influyen positivamente en los procesos de visión, la cicatrización de heridas y un refuerzo para el sistema inmunitario. Entre las frutas amarillas resalta la piña por su contenido en bromelina, una sustancia que favorece la digestión de las proteínas. Pero hay otras opciones como la papaya, la naranja o el limón; en el caso de las verduras, la zanahoria o el chile pimiento amarillo.

Morados o violetas
La berenjena o remolacha son algunas de las verduras de este color, que también tienen frutas como ciruelas, arándanos o moras. Estos tonos indican la presencia de antioxidantes y fitoquímicos, de entre los que destaca la antocianina y los fenólicos. El especialista indica que contribuyen a prevenir el cáncer, así como las enfermedades del corazón. Pero eso no es todo, también son beneficiosos para la memoria, tracto urinario y la demora del envejecimiento.

Verde
El color por excelencia comúnmente asociado a los vegetales constituye un indicador del contenido de magnesio y ácido fólico. También son ricos en fitoesteroles, unas sustancias que obstaculizan la absorción de colesterol en el intestino, así como en vitaminas C y K. Entre las frutas de color verde están el aguacate o el kiwi; y entre las verduras,  el pepino, la lechuga o el brócoli.

 

 

Lee también

Comentarios