La desobediencia extrema tiene nombre: TND

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) es la conducta de oposición extrema que presenta un menor a temprana edad. ¿Tu hijo lo padece? Descúbrelo a continuación.
Enlace copiado
Enlace copiado
Si has notado manifestaciones de irritabilidad extrema, enojo, actitud desafiante o vengativa, oposición o resistencia al cumplimiento de normas, falta de reconocimiento de autoridad, poca empatía, atribución de conductas a otras personas responsabilizándolas de estas; tu hijo podría tener un cuadro de Trastorno Negativista Desafiante (TND). Incluso, en muchas ocasiones se define como desobediencia o mala conducta extrema.

“Las consecuencias que se producen con un trastorno de estas características incluyen desajustes en algunos de los entornos en que se desenvuelve el niño, los cuales pueden ser familiar, escolar y social”, expresó la psicóloga y directora del Centro PEyDE, Alejandra Rivera.

El diagnóstico suele realizarse en la edad escolar, durante la primaria, aunque en algunos casos los padres pueden notar dichas características en la edad preescolar.

Rivera asegura que el Trastorno Negativista Desafiante tiene un origen multifactorial, es decir que involucra tanto factores genéticos como ambientales; dejando claro que existe una probabilidad de influencia directa en el entorno donde se ha desarrollado el niño.

Cuando se ha realizado un diagnóstico por un especialista, los tratamientos son diversos. Según psicodiagnosis.es, las estrategias de elección para el tratamiento incluyen una doble vía: entrenamiento de padres y la intervención con el niño.

El entrenamiento de padres comprende la enseñanza de estrategias para controlar las conductas negativas del hijo y ayuda a reforzar las positivas. Y la intervención con el niño comprende la enseñanza de habilidades cognitivas para que sean capaces de gestionar sus emociones y afrontar situaciones difíciles.

Incluso si el caso es muy severo, muchos especialistas aprueban un tratamiento farmacológico, siempre y cuando se use paralelamente con el tratamiento psicológico. “Por supuesto, que todo esto debe ser previamente evaluado haciendo uso de pruebas que establezcan la existencia del o los trastornos TND y TDAH (Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad, la cual se relaciona directamente con el TND) cuando así fuera el caso”, expresó la especialista.

Además, Rivera compartió que algunas consecuencias próximas que pueden ser notorias ante esta problemática pueden ser los desajustes en algunos de los entornos del paciente que pueden producirse en la familia, en la escuela, en sus relaciones sociales o a escala personal.

Tags:

  • ser padres
  • transtorno negativista desafiante
  • alejandra rivera
  • centro pey de
  • psicología
  • hijos
  • mala conducta

Lee también

Comentarios

Newsletter