La diferencia entre oír y escuchar

Oír y escuchar no es lo mismo. En el primero se perciben los sonidos, mientras que en el segundo se presta atención a lo que se oye. Este último es más efectivo en la relación con los hijos.
Enlace copiado
La diferencia entre oír y escuchar

La diferencia entre oír y escuchar

La diferencia entre oír y escuchar

La diferencia entre oír y escuchar

Enlace copiado
Cada día los padres intentan descubrir nuevas y efectivas formas para relacionarse con sus hijos. Esas tácticas que les ayuden a tener una mejor relación en el tiempo.

Una de las formas de lograrlo es por medio de la escucha, no oírlos sin interés, sino escuchar con plena atención cada cosa que le expresan.

“La palabra es uno de los medios de comunicación más efectivos. De esa manera conocemos lo que piensan y sienten nuestros hijos, comprendiendo de mejor manera sus necesidades, gustos, aficiones, etcétera”, explica el consejero familiar Aníbal Arauz.

Al comprender lo que los hijos quieren decir, existen más probabilidades de que le ayude, le oriente o facilite soluciones más apropiadas a cada una de las necesidades de los pequeños.

“Esto nos permitirá evitar, como padres, frustraciones futuras cuando nuestros hijos crezcan y partan del hogar, pensando en que no pudimos aprovecharlos cuando los teníamos con nosotros. Este hábito brinda a los hijos seguridad en sí mismos y genera en ellos la confianza necesaria para hablar con sus padres”, añadió Lucy de Arauz, también consejera familiar.

Los consejeros también recalcaron que a veces los adultos no muestran ningún interés por escuchar a los pequeños, situación que se debe modificar para darles un lugar importante que les brinde mayor seguridad.

Tags:

  • padres
  • hijos
  • escuchar
  • educar
  • atención
  • seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter