La gran pregunta: ¿Cómo mejorar la relación con mis hijos?

Las relaciones sobre todo entre adolescentes y padres suelen ser muy conflictivas, pero la buena noticia es que la adolescencia no es eterna. Esta etapa dura unos años y tras ella, el hijo o hija se convierte en un joven maduro, mucho más razonable y, casi siempre, otra vez próximo a sus padres.
Enlace copiado
Enlace copiado
La queja diaria de la mayoría de los padres de adolescentes, es que estos no los escuchan, no les hacen caso, cambian constantemente de humor, nunca saben lo que quieren o no tienen ninguna disciplina. Esto hace que el hogar se convierta casi en una batalla campal diaria y muchos padres no saben qué hacer con esa relación tirante. Pero hay que saber que la etapa de la adolescencia pasa y para ayudarte a que tu relación sea llevadera con tus hijos durante esta época, hoy te presentamos algunos consejos que según el sitio adolescentes.about.com, con ellos podrías lograrlo.

Pasa más tiempo con él o ella. Incluso cuando las cosas van mal o todavía más en esos momentos, busca la forma de dedicarle más tiempo a tu hijo. Ya el simple hecho de que él o ella vea que te preocupas por conseguir momentos para compartir acabará consiguiendo que esos momentos sean cada vez mejores para ambos.

Algunos padres de adolescentes creen que convirtiéndose en amigo de sus hijos solucionarán los problemas de relación. La realidad es la contraria, a pesar de que los adolescentes ya no son niños todavía necesitan, o quizá aún más, la presencia de la figura materna o paterna. Necesitan normas y necesitan disciplina, algo que un amigo no puede imponer. Por eso es importante que los padres mantengan su posición. Aunque eso no quiere decir que sean padres dictatoriales o excesivamente autoritarios. El diálogo suele dar mucho mejore resultado con los adolescentes que el autoritarismo.

No tomes todo lo que haga como algo personal. Eso les ocurre a muchos padres de adolescentes, están convencidos de que todo lo que estos hacen es para “fastidiarles” a ellos. Nada más lejos de la realidad. Los chicos y chicas no tienen como objetivo fastidiar a nadie pero están viviendo una etapa de sus vidas en la que necesitan una dosis de rebeldía y tienen que cuestionar la autoridad, es una de las características naturales del proceso de maduración. Si los padres consiguen ver las reacciones de sus hijos bajo este prisma es mucho más sencillo que sientan más tolerancia hacia las acciones de sus hijos.

Intenta saber todo lo que puedas sobre tu hijo, y encárgate de que él o ella sepan que estás informado. Platica con ellos de sus aficiones, sus amigos, la escuela. Mantén conversaciones sobre cuestiones importantes de su vida como su futuro, su sexualidad, su salud o sus amistades pero también dedícale un tiempo a las charlas intrascendentes que muchas veces te dirán más sobre tu hijo que las conversaciones más profundas.

Háblale de ti. Ten en cuenta que él debe saber cómo estás tú. Tus problemas o tus preocupaciones también le interesan. No tienes que cargarle con ellos pero sí puedes informarle para que así aprenda a madurar.

Es importante que entiendas que tu hijo adolescente ya no es un niño pequeño al que educas con órdenes. Tampoco es un adulto, eso es cierto, pero si en algunas cuestiones le tratas como si fuera un adulto eso le ayudará a empezar a serlo. Y una de las cuestiones que puede marcar la diferencia es el lenguaje que utilizas con él o ella. Por ejemplo, en vez de decirle “quiero que hagas” es más productivo “me gustaría que hagas” o “te agradecería que hicieras”. Procura utilizar menos la palabra “no” y más otras alternativas, como “preferiría” o “estaría bien”. Y recuerda que es importante que corrijas a tu hijo o hija cuando a tu entender ha hecho algo mal pero igual de importante es que busques motivos para felicitarle porque hace muchas cosas bien.

Tags:

  • relaciones
  • padres
  • hijos
  • adolescentes
  • etapa
  • humor
  • batalla campal

Lee también

Comentarios

Newsletter