Lo más visto

Más de Mujer

La insustituible en la cocina

La cebolla, que jamás debe faltar en la cocina, es un ingrediente excelente, que combina con un sinfín de ingredientes. Se puede utilizar en la preparación de platillos fríos y calientes, y siempre resulta agradable a cualquier paladar.
Enlace copiado
La insustituible en la cocina

La insustituible en la cocina

La insustituible en la cocina

La insustituible en la cocina

Enlace copiado
La cebolla, en sus diversas variedades y colores, es la reina de la cocina, puedes prepararla de diferentes formas, aunque aprovecharás mejor sus propiedades si las consumes crudas, según Corina Rivera, experta en gastronomía nacional e internacional.

La cebolla hace llorar, pero también da un sabor insustituible a diversas comidas, se puede asegurar que es uno de los ingredientes fundamentales de la cocina.

Este es imprescindible en la gastronomía mediterránea, y en la de casi todo el mundo, pues, ya sea como ingrediente o como condimento, es uno de los alimentos más utilizados en toda cocina.

Se puede comer cruda, asada, frita, caramelizada, horneada, hervida, de todas estas maneras y de muchas más siempre se disfruta de su delicioso y particular sabor.

Según la experta, existen cebollas blancas, rojas o moradas y amarillas, esta última conocida también como cebolla “platillo”, y es excelente para condimentar diversos platos fríos y caliente y, “sobre todo, se puede utilizar como ingrediente para rellenos”, asegura.

La cebolla, que aderezada simplemente con jugo de limón, sal o vinagreta resulta excelente, fácilmente libera su sabor para condimentar ensaladas, estofados, guisos y sofritos. Combina muy bien con el resto de vegetales u hortalizas, carnes blancas y rojas, pastas, arroz, mariscos, quesos, embutidos, vinagre, aceite de oliva y especias frescas y secas, con todos estos ingredientes es una gran aliada y en cualquier plato que se incluya se destaca por su aroma y sabor.

Los consejos del chef

Al momento de comprarla, elige las cebollas que estén duras, firmes, sin brotes y de cuello corto.

No compres nunca cebollas que veas húmedas, con manchas o con un cuello muy blando, ya que pueden estar deterioradas.

Cuando las compres y las tengas ya en casa, no conviene amontonarlas ni guardarlas en la refrigeradora ni en bolsas y depósitos plásticos. Es mejor dejarlas en un lugar seco y aireado en le que no les dé demasiada luz ni calor.

Una vez hayas partido una cebolla, es preferible que la envuelvas con film transparente y guardarla dentro del refrigeración para que no se dañe, de esta manera te puede durar en perfecta condición hasta por ocho días.

Tags:

  • cebolla
  • cocina
  • recetas
  • caramelizada

Lee también

Comentarios