La jícama

Hace algunos días, buscaba ingredientes no tan tradicionales para inventar un poco en la cocina. Entonces, caminando por la sección de frutas y verduras, me dio por comprar unas jícamas. Y sobre ello les quiero contar ahora.
Enlace copiado
La jícama

La jícama

La jícama

La jícama

Enlace copiado
Las jícama es originaria de Centroamérica y México. En nuestro país es bastante popular, mientras que en otros se le considera exótica. De la jícama se consume únicamente el tubérculo, los tallos y sus semillas contienen una sustancia que puede ser tóxica para el ser humano.

La jícama está compuesta en un 90 % por agua. Y entre los beneficios que aporta a la salud, están que contiene calcio, vitamina C, potasio, fósforo, fibra, hierro y carbohidratos. Es baja en calorías, pues 100 gramos de jícama contienen menos de 50 calorías.

La manera más común en la que nosotros consumimos la jícama es como un snack, acompañada de limón, sal y chile. Pero su sabor neutral la convierte en un ingrediente bastante versátil. Se puede utilizar en ensaladas con aderezos cítricos, en ensaladas con pasta, con pollo e incluso se puede cortar en julianas y servir con aderezos, así como los bastones de zanahoria o de apio.

Al momento de comprar jícamas, hay que escoger las más pesadas, pues las que se sienten más ligeras es probable que no sean tan frescas. Las jícamas de tamaño más pequeño son un poco más dulces que las grandes. Las grandes tienen un sabor más neutral, pero su textura cambia un poco y es un poco leñosa. Y a la hora de prepararlas, recuerde que aunque se les quita completamente la cáscara, es importante lavarlas bien antes de pelarlas.

Lee también

Comentarios

Newsletter