La manzanilla

El principal uso de la manzanilla está relacionado con diferentes trastornos digestivos, ya que es una planta protectora y reparadora de la membrana gástrica.
Enlace copiado
La manzanilla

La manzanilla

Enlace copiado
La manzanilla o camomila está recomendada en casos de indigestión, náuseas y vómitos, para los gases intestinales, la enfermedad de Crohn, para el colon irritable o para situaciones de pérdida del apetito, establece Webconsultas.com.

La manzanilla también resulta eficaz a la hora de tratar problemas relacionados con las mucosas tales como la sinusitis, para dolores de las articulaciones –como el reúma– o para aliviar las menstruaciones dolorosas.

Aplicación

Por su composición, la manzanilla se emplea en caso de enfermedades relacionadas con el hígado y se recomienda ingerirla como protector de este órgano, ya que ayuda a prevenir las posibles enfermedades asociadas a él.

Es un diurético suave, ayuda a prevenir el colesterol y la arteriosclerosis. También está recomendada en casos de insomnio, ansiedad o depresión.

Modo de uso

Por lo general, la manzanilla para uso interno se presenta en forma de infusión y lo habitual es tomar una media de dos o tres tazas al día. En la actualidad, también se presenta en formato de cápsulas y pueden tomarse una o dos pastillas.

En el caso de la camomila para uso tópico, su presentación puede ser en forma de ungüentos, jabones, champús, cremas y geles. También puede ser utilizado como spray.

Tags:

  • manzanilla
  • usos
  • beneficios
  • aplicación

Lee también

Comentarios

Newsletter