Lo más visto

Más de Mujer

La maternidad y el miedo a los cambios

Cuando se piensa en la maternidad es inevitable imaginar en los cambios que se tendrán en la vida, pero en ocasiones pueden estar sesgados por miedos irracionales. La etapa más maravillosa en el momento adecuado se disfruta, no se teme.
Enlace copiado
Enlace copiado
Actualmente, el crecimiento profesional es una de las prioridades de las mujeres antes de convertirse en mamás, según señaló Iris Alarcón, psicóloga especializada en educación sexual y sexualidad humana. “Las mujeres de ahora necesitan estabilidad económica y académica para tomar la decisión de tener hijos”, asegura. Por eso en ocasiones se prolonga la decisión de ser madre o temen tomar la responsabilidad antes de cumplir sus metas.

La maternidad es un nuevo período de vida que trae consigo múltiples cambios. Cuando se asume el rol de madre, la prioridad será tu bebé. Sin embargo, evita pensar que los cambios serán todos negativos. Sin duda habrá de todo, pero disfrutarás de esta etapa como suele suceder en todos los aspectos buenos de la vida.

Las preocupacioenes más frecuentes. 

Cuando el miedo es irracional 
Existen preocupaciones irracionales a la maternidad o al parto. A esto se le llama tocofobia y afecta alrededor de 2 % o 3 % de las mujeres. 
Alarcón expone que la tocofobia primaria afecta a las mujeres que no tienen niños y que le tienen un miedo al embarazo o al nacimiento. La tocofobia secundaria se presenta en mujeres que han experimentado un embarazo o parto traumático, que las ha dejado emocionalmente marcadas. Cuando esto ocurre es importante acudir a un especialista. 

Miedo al cambio de rutina 
Es recomendable que desde el momento que sepas que estás embarazada tengas claro junto a tu pareja que ambos pueden cumplir el rol como padres y esposos. 
¡Cuando mi bebé nazca mi vida será un caos!
Si el trabajo y las indicaciones del pediatra se toman correctamente, los niños pueden cumplir sus horarios de sueño. Por eso es importante que tengas claro que el trabajo en pareja y el pediatra van de la mano. 

Acepta el apoyo de tus familiares 
Toma en cuenta que también puedes apoyarte de abuelas o hermanas que ofrezcan su ayuda para cuidar a tu bebé en los primeros tres meses. Aprovecha la ayuda y los momentos que estés sin tu bebé, disfruta de tu pareja. Ambos lo necesitan.
“Voy a pasar todos los días desveladas, estaré cansada, no tendré vida. Es común escucharlo. Lo hacemos más grande de lo que realmente es; pero si nos organizamos bien, aceptamos ayuda de profesionales y familiares, se puede sobrevivir a esta etapa”, añade la especialista.

No podré recuperar mi figura 
Todo depende de los hábitos que tengas antes, durante y después del embarazo. Es necesario que consultes con tu ginecólogo para que te recomiende una dieta sana. Respeta tus antojos, pero no abuses de ellos. Después de que el bebé ha nacido, puedes retomar la actividad física, tomando en cuenta la recomendación de tus especialistas. 

Preocupaciones iniciales  
Como toda madre primeriza, es normal que enfrentes algunos temores: “Si duerme conmigo puedo aplastarlo” o “si se queda solo en la cuna puede asustarse”. Pero es un temor que va declinando a medida que se va enfrentando la maternidad. En ocasiones, querer ser buena madre puede producir mayor temor que solo serlo. 

Temo que mi hijo inicie su vida de estudiante 
La especialista asegura que es importante crear un vinculo madre o hijo, donde él encuentre en la familia un lugar para comentar cómo ha sido su trato en la escuela y como padres puedan retroalimentarlo. Como madre toma en cuenta respetar los espacios de tus hijos, para que puedan desarrollarse como seres independientes. 

¿Cómo enfrento estos miedos?
Si se ha diagnosticado como una fobia, es recomendable que acudas a un profesional. Es importante reconocer de dónde viene la fobia y continuar un tratamiento psicológico.  
Si solamente se trata de un miedo a cuidar hijos, perder el tiempo libre y no recuperar la figura, puedes evaluar y analizar lo positivo y lo negativo de tener un hijo con tu pareja. Toma en cuenta las consecuencias y beneficios de ser padres. “Estas evaluaciones ayudan a la pareja a analizar si están el momento adecuado de su vida para dar el próximo paso”, asegura la especialista.

Tags:

  • maternidad
  • embarazo
  • mujer
  • familia
  • plenitud

Lee también

Comentarios