Lo más visto

Más de Mujer

La necesidad del juego individual

Algunos niños se acostumbran a jugar en compañía de alguien más, pero ellos tienen la capacidad de jugar solos. Esto les permite desarrollar ciertas habilidades.
Enlace copiado
Juego. El juego individual les permite equivocarse y que no pase nada (no sentirse juzgados en el desempeño). Además, desarrollan otras habilidades.

Juego. El juego individual les permite equivocarse y que no pase nada (no sentirse juzgados en el desempeño). Además, desarrollan otras habilidades.

La necesidad del juego individual

La necesidad del juego individual

Enlace copiado
El juego en solitario (o individual) no es malo para los niños. Jugar solos, a partir de los dos años, les permite divertirse y explorar diferentes formas de estar sin la intervención constante de un adulto, cosa que es muy positiva para su desarrollo.

Por ejemplo, el juego individual les permite equivocarse y que no pase nada (no sentirse juzgados en el desempeño). También les permite tomar sus propias decisiones, experimentar con voces o movimientos que delante de sus padres quizá no se atrevan a hacer: poner cara rara frente a un espejo, decir alguna palabra extraña. Pero no solo es eso: también estimula la creatividad y el juego simbólico, ya que al pequeño no le quedará más remedio que investir de “vida” a sus muñecos para que le acompañen en sus aventuras.

Por eso, ante la pregunta: “¿Pero sabe un niño jugar solo?”, la respuesta es sí, asegura Serpadres.es.

Su espacio

Aunque no quiera convertir su hogar en un “territorio de juego”, alguna concesión (aunque sea temporal) hay que hacer. Una alfombra pequeña y ligera y una caja llena de juguetes y fácil de transportar son los únicos elementos que necesita para improvisar una zona de juego en casi cualquier rincón de la casa. Así, cuando no pueda jugar con ellos, lo que sí puede hacer es proponerles que jueguen a su lado allí donde esté. Jugar en sí no lo hará, pero al menos le podrá ofrecer estar a su lado.

Una de las razones para reclamarle durante el juego puede ser que quizá ese es el único momento del día en el que tienen su atención completa. Y es que, aunque sienta que le presta muchísimo interés, para los niños la atención “plena” o “de calidad” es aquella en la que sus padres participan en su mundo emocional y sus actividades (y no a la inversa). Así, incrementar el carácter lúdico de sus actividades diarias (cantar en el autobús, contar carros de color amarillo mientras pasean, buscar juntos las llaves en el bolso) representará más tiempo de juego en común. También importante para ellos.

Tags:

  • ser padres
  • hijos
  • juego solitario
  • habilidades
  • imaginacion

Lee también

Comentarios