La psicooncología, una forma de afrontar el cáncer

Afrontar un diagnóstico por cáncer de mama puede llegar a cambiar la vida de una persona y su entorno. Enfrentar este padecimiento con la ayuda de la psicooncología ayudará a la paciente y su familia a lidiar con todo el proceso de la enfermedad, aseguró Marta Manrique Reichard, psicooncóloga.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuando una persona recibe un diagnóstico de cáncer se encuentra en una situación totalmente nueva, inesperada, que provoca un grado de incertidumbre sobre el futuro. Desgraciadamente, el cáncer tiene una gran incidencia en la población, lo que facilita que cualquier persona pueda contar con la experiencia de haber visto o sufrido muy de cerca esta enfermedad en un familiar, amigo o vecino. Estas mismas experiencias pueden añadir un grado importante de angustia, establece el Instituto de psicología Espasa de España.

Muchas preguntas, pocas respuestas. Además, lo que implica la enfermedad y el tratamiento es una ruptura biográfica. La persona puede sufrir importantes cambios en el entorno laboral, familiar, biológico, psicológico mientras dure el tratamiento o incluso después, por lo que es importante abordar la enfermedad de manera sistémica en donde intervenga la psicooncología, la especialidad dentro de la psicología que se ocupa de atender a los pacientes afectados por cáncer y a sus familias. Estudia las relaciones entre variables biopsicosociales, el inicio y la progresión de la enfermedad oncológica.

Son muchas las cicatrices emocionales y físicas que deja pasar por un tratamiento por cáncer de mama, en donde se ve afectada el autoestima, el físico por las cirugías como la mastectomía y la pérdida del cabello, explicó Reichard.

Por eso, no solo el oncólogo, radioterapeuta, el cirujano oncólogo y nutricionista tienen que jugar un papel importante en el tratamiento del cáncer y en los resultados, a esto debe ir incorporada la ayuda de una especialista en psicooncología que se fije en la persona y explique de qué manera puede ayudarla y a su familia a lidiar con la enfermedad, los miedos que tiene y la ansiedad que pueda llegar a experimentar.

Uno de los problemas que ha notado la especialista es que muchos de los pacientes tienen a la mano muy escasa información del padecimiento, debido a que se informan a través de internet y no siempre lo hacen de manera correcta. Por ello, es importante educar al paciente sobre el tratamiento que conlleva la enfermedad y sus efectos secundarios.

Por ejemplo algunos tratamientos tienden a deprimir o a dar ansiedad y otros dejan cambios permanentes estructurales que afectan la intimidad en pareja. Es allí cuando la persona no se explica lo que le está pasando y trata de ocultar su malestar. Asimismo, la familia actúa diferente, porque evita hablar sobre el tema y piensan que pueden deprimir, agobiar o entristecer más a la paciente. El problema de todo radica en la falta de comunicación y el aislamiento que pueda sentir la persona afectada al no sentir apoyo.

Tags:

  • psicooncología
  • cáncer
  • diagnóstico
  • bienestar
  • mujer

Lee también

Comentarios

Newsletter