La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

Para los capitalinos, una nueva vacación de agosto se acerca y viene acompañada de muchas actividades, reuniones familiares o con amigos para almorzar o cenar. Creo que es una buena oportunidad para que nos deleitemos con nuestros deliciosos mariscos; sin embargo, tenemos que poner mucha atención a la hora de adquirirlos porque los mariscos son productos que se pueden echar a perder muy fácilmente.
Enlace copiado
La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

La receta del chefEl sabor del mar en su mesa

Enlace copiado
Para consumir mariscos con toda confianza, hay que tomar algunas recomendaciones. Debemos encontrar un lugar donde los vendan frescos. Los muelles donde venden mariscos son los lugares mas frescos y mas cómodos en pecio. Sin embargo, tomemos precauciones.

Los pescados, por ejemplo, deben tener los ojos brillantes y no hundidos. Revise que las agallas del pescado estén de color ocre fuerte y que huelan a mar. Otra forma de comprobar la frescura del pescado es presionando la carne con los dedos y que esta regrese inmediatamente a su forma original. Con los camarones hay que tener especial cuidado porque son bastante delicados. Para saber su frescura, tan solo tienen que oler a mar y punto. Si tiene un olor diferente o hedor, no lo compre por ninguna razón. Por otro lado, cuando se trata de almejas, una forma fácil de saber si están frescas es ponerlas en un recipiente con agua fría. Deseche las que floten y agregue a sus recetas las que queden en el fondo; también su olor es importante.

El calamar no cambia de color cuando se daña, pero el olor nos indicará su frescura. Las langostas pierden frescura rápidamente y hay señales rápidas para entender su frescura. La cabeza y la cola no deben tener ningún espacio entre ambas.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter