La toxina del tétanos, un aliado contra un letal tumor cerebral

La vacuna potencia un tratamiento experimental de inmunoterapia contra el glioblastoma que aumenta la supervivencia.
Enlace copiado
La llamada inmunoterapia se ha convertido en la última frontera contra el cáncer.

La llamada inmunoterapia se ha convertido en la última frontera contra el cáncer.

La toxina del tétanos, un aliado contra un letal tumor cerebral

La toxina del tétanos, un aliado contra un letal tumor cerebral

Enlace copiado
La lucha contra uno de los tumores cerebrales más letales, el glioblastoma, ha encontrado un inesperado aliado en la toxina del tétanos. Al administrar la vacuna junto a un tratamiento que entrena al sistema inmunitario para atacar selectivamente a las células malignas, la supervivencia de los pacientes afectados por esta neoplasia tan devastadora se incrementa notablemente y puede llegar incluso hasta los cuatro años, cuando la media con el tratamiento convencional apenas supera el año de vida, según establece el periódico digital El País Internacional.

“Los resultados son excepcionales”, apunta Pedro Pérez Segura, de la Sociedad Española de Oncología Médica y especialista en tumores cerebrales. El trabajo –un ensayo clínico con 12 pacientes– lo han desarrollado investigadores del Duke Cancer Institute y lo publica la revista Nature.

El hallazgo se enmarca en las estrategias que pretenden estimular las defensas del propio cuerpo para combatir los tumores, la llamada inmunoterapia, un abordaje que se ha convertido en la última frontera contra la enfermedad y que ha comenzado a llegar a los pacientes, en especial, a los afectados por melanoma avanzado. Distintos trabajos han mostrado resultados alentadores también en algunos tumores de pulmón y riñón, o vejiga y cérvix. A ellos se suma ahora el glioblastoma.

Este último paso es especialmente relevante, apunta Pérez Segura. La terapia convencional, basada en la combinación de cirugía, quimio y radioterapia, ofrece una supervivencia media del 5 % al cabo de los cinco años. Y los intentos que ha habido para combatir esta neoplasia por otras vías, como por ejemplo mediante terapias personalizadas, que tan buenos resultados han arrojado en otros tipos de tumores como el de mama, han fracasado. De ahí la esperanza que despiertan los resultados publicados por el grupo de la Universidad de Duke en glioblastoma.

La investigación parte de estudios previos que habían detectado un curioso fenómeno. Existe un tipo de virus muy común en buena parte de la población (el citomegalovirus, CMV) que siente una especial atracción por los glioblastomas, de forma que su tendencia natural es hospedarse en este tejido neoplásico.

Por eso, el equipo de la Universidad de Duke desarrolló un procedimiento para asegurarse de que estas células identificaran al virus CMV y fueran capaces de organizar la respuesta de las defensas contra el patógeno y el tumor. Manipularon células dendríticas en el laboratorio y las expusieron al virus CMV con un objetivo: de atacar el virus y también al tumor.

Tags:

  • tétanos
  • inmunoterapia
  • cáncer
  • vacuna

Lee también

Comentarios

Newsletter