Lo más visto

Más de Mujer

La tranquilidad del minimalismo japonés

¿Le atraen las camas pegadas al suelo y las habitaciones amplias y con colores madera? Entonces probablemente tenga en su cabeza la imagen de un espacio minimalista japonés.
Enlace copiado
La tranquilidad del minimalismo japonés

La tranquilidad del minimalismo japonés

Enlace copiado

En el libro “Haz espacio en tu vida” (Roca Editorial), que trata sobre el estilo de vida minimalista en Japón en el día a día, su escritor, Fumio Sasaki, cuenta que la sociedad japonesa le ha dado prioridad a lo necesario: se ve en la ceremonia del té, por ejemplo, una costumbre atemporal en la que no se puede portar nada que interrumpa la conversación ni el momento de saborear la taza de té.

El escritor destaca, además, que el terremoto que sufrió Japón en el 2011, junto con el exceso de información consumida por la tecnología y la compra desenfrenada llevaron a que muchos japoneses empezaran a interesarse nuevamente por vivir solo con lo necesario.

Dice Sasaki: “El minimalismo busca reducir el número de sus posesiones en favor de lo que de verdad importa, (aunque) las cosas importantes dependerán de cada uno”.

El deseo de “volver a lo esencial” hace que “el minimalismo japonés se base muchísimo en la naturaleza”, explica Andrea Urrea, directora de la firma de diseño de interiores Suuko.

¿Qué define al minimalismo japonés?

Las texturas de los suelos, en lo posible, deben ser naturales, como madera o piedra, y los colores buscan que nada sobresalga: tonos de beige, crema, grises.

Y, claro, se trata de un estilo que puede ser confundido con otras tendencias del minimalismo. “A diferencia del diseño japonés, en el minimalismo nórdico, por ejemplo, se usan paletas blancas, negras y azules”, aclara Angélica Varón Caycedo, gerente de proyectos de interiorismo de la firma Artekture. “Además, un espacio ‘escandinavo’ busca dar la sensación de estar en una cabaña más que estar en la naturaleza”.

Cada habitación debe dar cuenta de su función sin estar saturada de objetos innecesarios. Algunos espacios, como esquinas o pasillos, quedan vacíos de decoración.

Los colores del espacio deben ser tenues, claros y discretos. Predomina la paleta de tonos beige, así como los de madera clara y terracota, además del beige mismo y el blanco.

La iluminación del espacio debe provenir, en lo posible, de una fuente natural y tiene que dar sensación de calidez.

El mobiliario es simple y elegante. Las texturas y los objetos decorativos buscan ser lo más naturales y discretos posible. Los muebles bajos son clásicos en el minimalismo japonés. Ayudan a que pueda apreciar el espacio que lo rodea completamente.

Lee también

Comentarios