Lo más visto

Más de Mujer

La vacuna contra el Alzheimer llega al ensayo en humanos

Se pretende comenzar los ensayos clínicos en humanos de su prototipo durante el primer trimestre de 2013.
Enlace copiado
La vacuna tiene un diseño muy sencillo: se trata de estimular el sistema inmunitario utilizando como activador fragmentos de la beta-amiloide.

La vacuna tiene un diseño muy sencillo: se trata de estimular el sistema inmunitario utilizando como activador fragmentos de la beta-amiloide.

La vacuna contra el Alzheimer llega al ensayo en humanos

La vacuna contra el Alzheimer llega al ensayo en humanos

Enlace copiado
<p>salud</p><p>Los ensayos para una vacuna contra el Alzheimer se aceleran. La última que se ha incorporado a la carrera es la multinacional española de productos hemoderivados Grífols. Esta quiere comenzar los ensayos clínicos en humanos de su prototipo durante el primer trimestre de 2013, anunciaron el miércoles los responsables de la estrategia de investigación en esta enfermedad degenerativa, que afecta a 25 millones de personas en todo el mundo. La vacuna ya se ha probado en animales y está pendiente de ser aprobada por la Agencia Española del Medicamento.</p><p>El jefe de operaciones clínicas del laboratorio, Antonio Páez, explicó después a El País que se trata de un modelo que ya se ha ensayado en ratones con buenos resultados. “Al abrirlos después de muertos se vio que la cantidad de proteínas beta-amiloides se habían reducido”, dijo. Estas proteínas son la clave de la enfermedad, porque se acumulan en el cerebro y son las responsables del deterioro neuronal. Además, “también habían mejorado sus funciones cognitivas”. Estas se miden al poner a prueba la capacidad de los animales para salir de un laberinto.</p><p>El prototipo de Grífols se basa en estimular el sistema inmunológico para que ataque los acúmulos de estas proteínas. “En el fondo, da igual si se tratan de la causa del Alzheimer o de un efecto”, porque lo que está claro es que su presencia es determinante en la enfermedad, dice el investigador.</p><p>La vacuna tiene un diseño muy sencillo: se trata de estimular el sistema inmunitario utilizando como activador (el antígeno) fragmentos de la beta-amiloide. De hecho, ya se ha visto que en la naturaleza las defensas tienden a reaccionar ante la presencia de esta molécula, pero “de una manera insuficiente”, afirma el médico. Esta aproximación tiene una doble propiedad: puede ser preventiva, pero también –y esto es lo que se va a probar– terapéutica. En teoría puede servir antes de que aparezca el deterioro, o después. Páez admite que no son los únicos que están con este tipo de ensayos.</p><p> En junio, el Instituto Karolinska de Estocolmo anunció los resultados positivos de un intento de inmunización contra la enfermedad. Era, también, un ensayo en fase I (en puridad, lo que mide es la seguridad del medicamento, no su eficacia). “La diferencia está en que parte de la beta-amiloide se usa como antígeno. Y esto es clave, porque de ello depende la potencia de la respuesta”, dice Páez.</p><p></p><div class="blogBox"></div>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios