Lo que puedes controlar para prevenir el cáncer de seno

Existen ciertos hábitos que son negativos para la salud, en especial si se relacionan con el cáncer de seno. Descubre cuáles tienes que evitar.
Enlace copiado
Al controlar tu peso, hacer ejercicio, así como comer sano, no fumar ni beber alcohol, ayudas a tu organismo a prevenir cáncer de seno.

Al controlar tu peso, hacer ejercicio, así como comer sano, no fumar ni beber alcohol, ayudas a tu organismo a prevenir cáncer de seno.

Lo que puedes controlar para prevenir el cáncer de seno

Lo que puedes controlar para prevenir el cáncer de seno

Lo que puedes controlar para prevenir el cáncer de seno

Lo que puedes controlar para prevenir el cáncer de seno

Enlace copiado
Hay cosas que definitivamente no podemos controlar, como el país en el que nacimos, el año en que vinimos al mundo y más aún, la familia de la que somos parte. Son cosas que dimos por hechas y que aceptamos tal cual son.

Tampoco tuvimos voz ni voto a la hora de elegir nuestro color de ojos, nuestro color de piel o nuestra estatura. Eso lo definieron los genes, que además, traen consigo otras sorpresas, como la predisposición de contraer ciertas enfermedades, como el cáncer de seno (cáncer de mama), por ejemplo. Si tu mamá, tu abuela o tu tía tuvieron cáncer del seno, es probable que tú tengas más probabilidades de que te suceda. También el paso de los años hace que aumenten las probabilidades.

Sin embargo, como estas son cosas que no se pueden controlar, ¿para qué te preocupas? Más bien concéntrate en lo que sí puedes hacer para prevenir el cáncer del seno. Puedes tomar medidas que están al alcance de tu mano y que tienen que ver con tu estilo de vida.

El sitio web Vidaysalud.com menciona que lo primero que debes hacer es limitar el consumo de alcohol. Existe una correlación entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama. Vino, cerveza, vodka, no hay diferencia. La clave es evitar el consumo de alcohol.

También trata de mantenerte en tu peso ideal y haz ejercicio: la obesidad es un factor de riesgo para el cáncer del seno, sobre todo cuando ganas peso después de la menopausia. Si haces ejercicio regularmente, puedes tener un peso sano y por lo tanto prevenir el cáncer del seno. Procura hacer mínimo 30 minutos de ejercicio diariamente. Recuerda que caminar, hacer ejercicios aeróbicos, nadar, montar bicicleta, también ayuda a mantener los huesos fuertes. Si hace mucho tiempo que no haces ejercicio, empieza de a poco.

Come sanamente: una dieta baja en grasas es excelente para prevenir el cáncer del seno. Además, te ayuda a prevenir otras enfermedades como la diabetes, el colesterol alto y la hipertensión. Y como si esto no fuera suficiente, el comer sano te ayuda mantenerte en tu peso ideal, es decir, que es doblemente beneficioso para prevenir esta mortal enfermedad.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter