Locura cardíaca

Enlace copiado
Enlace copiado
<p> Dr. Manuel Rivera Castanedas</p><p>Cardiólogo</p><p></p><p>Hace unas semanas llegó a mi oficina una vieja amiga, es decir una amiga a la que tengo muchos años de conocer. </p><p></p><p>Me explicó que sentía que el corazón le “brincaba”, se encontraba nerviosa y agitada, sentía una “gran llenazón en el estómago”. La examiné y pude determinar que el corazón le palpitaba muy rápido a 170 por minuto (la frecuencia normal en una persona en reposo no debe exceder de 100) y los latidos eran irregulares e hice el diagnóstico clínico de fibrilación auricular, lo que posteriormente corroboré mediante un electrocardiograma.</p><p></p><p> La fibrilación auricular es la arritmia más frecuentemente vista en la práctica clínica y tan cierto es que el 15% de las personas mayores de 85 años la padecen (evito malos entendidos, pues mi amiga es una señora de las cuatro décadas y todavía no ha alcanzado la gloriosa edad de las ocho décadas). Le expliqué que la arritmia que sufría se presenta frecuentemente en personas que padecen de hipertensión arterial, de las arterias coronarias, de las válvulas del corazón, de los pulmones y de la tiroides; aunque también puede presentarse en personas aparentemente sanas. Además, le señalé que esta arritmia puede producir la formación de coágulos dentro del corazón que fácilmente pueden migrar hacia cualquier parte del cuerpo y siendo una de las temidas la migración de un coágulo hacia el cerebro. Le expliqué la necesidad de utilizar medicamentos para interrumpir rápidamente la arritmia y también que algunas veces se tenía que recurrir a un choque eléctrico (cardioversión) para interrumpir la arritmia. Le dije que las personas que padecen esta arritmia tienen siete veces más posibilidades de sufrir un accidente cardiovascular en comparación con las personas que no la sufren. Y le hablé sobre la necesidad de utilizar medicinas para adelgazar la sangre: iniciar con heparina y luego usaríamos aspirina, que reduciríamos en un 35% las posibilidades de sufrir un derrame cerebral, y si utilizábamos warfarina esta era capaz de reducir este fatídico accidente en un 65% a un costo de sufrir un accidente hemorrágico entre el 1% y 2.5% al año. Vale la pena mencionar que actualmente se encuentran otros medicamentos disponibles, como el Dabigatran y Rivaroxaban, tan efectivos como la warfarina, que son mas fáciles de utilizar y más seguros para los pacientes. Le dije además que actualmente se efectúa un procedimiento llamado “ablación”, pero que este estaba reservado para pacientes en los cuales el tratamiento médico fallaba.</p><p></p><p>Ante toda esta abrumadora información para ella fue remitida y manejada en un centro hospitalario donde afortunadamente su dolencia fue controlada y le permitió su regreso a la vida normal en un período aproximado de 72 horas.</p><p></p><p></p><p></p>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter