Los límites siempre son buenos, hasta para tus hijos

Los niños con tal que les sean cumplidos sus caprichos, hacen de todo para conseguir sus propósitos, como hacer berrinches, llorar desconsoladamente y hasta gritar sin parar. Para no verse envuelto en un momento incómodo delante de alguien, es mejor establecer límites de la siguiente manera.
Enlace copiado
Enlace copiado
Antes de regañar o hacer cualquier cosa para corregir a tu hijo, es necesario que le prestes atención y escuchar por qué actúa de esa manera. Esto hará que el niño perciba que su padre o madre le presta atención y será más receptivo a obedecer una orden.

Siempre es acertado explicarle a los pequeños las razones del por qué no se les permite hacer su voluntad. Por poner algunos ejemplos, los niños pueden llorar por impedir que escojan algo del super, comprar helado o pedir un juguete nuevo.

Desde los tres años los niños pueden entender lo que no es bueno hacer, y lo mejor para que hagan caso, es decirles que si no cumplen con su promesa de portarse bien se les quitarán ciertos beneficios. Pero esto debe de hacerse de manera firme y tomar muy en serio el castigo para que se pueda comprender del todo la situación.

Tags:

  • niños
  • berrinches
  • limites
  • padres
  • hogar

Lee también

Comentarios

Newsletter