Medio ambiente produce problemas en ortodoncia

En el artículo anterior hablamos sobre la influencia de la herencia; sin embargo, el medio ambiente en que las personas se desarrollan desde su nacimiento influye en los problemas de las malas mordidas y de la mala alineación dentaria, por ejemplo un trauma ocasionado durante el nacimiento puede producir daños en la mandíbula y en la articulación temporomandibular que afecta el crecimiento del maxilar inferior, produciéndose asimetrías o mandíbulas sumamente pequeñas.
Enlace copiado
Medio ambiente produce problemas en ortodoncia

Medio ambiente produce problemas en ortodoncia

Medio ambiente produce problemas en ortodoncia

Medio ambiente produce problemas en ortodoncia

Enlace copiado
Las caídas pueden provocar fracturas o pérdidas de dientes, los niños al aprender a caminar y durante su infancia reciben en la cara y en los arcos dentarios muchos golpes los que ocasionan muerte del nervio dental, fracturas, avulsiones o pérdidas completas tanto en los dientes de leche como en los dientes permanentes, además los traumas o golpes en los dientes de leche producen frecuentemente formaciones defectuosas y desviaciones en la salida de los dientes permanentes ocasionando malas posiciones dentarias o dientes que quedan retenidos en el hueso.

Los problemas respiratorios causados por alergias, adenoides grandes, etcétera, obliga a una respiración oral que altera el equilibrio muscular ejercido por la lengua, mejillas y labios sobre el arco maxilar y mandibular, por ejemplo niños con adenoides grandes presentan caras largas, estrechas, boca entreabierta, ojeras, encías inflamadas y enrojecidas, arco maxilar superior estrecho y profundo lo que ocasiona una mordida cruzada posterior, además podemos encontrar los incisivos superiores sumamente salidos y una mordida abierta anterior en la cual los dientes superiores no contactan con los inferiores.

Los malos hábitos como el chupeteo de dedo también pueden ocasionar una mordida abierta anterior, dientes salidos, arco maxilar superior estrecho y profundo etcétera.

El chupeteo de labio inferior inclina los incisivos hacia afuera, muchos pacientes con el hábito de chupeteo de labio o del chupeteo de dedo tienen dificultades para cerrar sus labios.

La protrusión de la lengua, la cual consiste en interponer o “sacar” la lengua entre los arcos dentarios durante el habla, al sonreír o cuando el paciente traga puede causar “dientes separados y salidos”. La protrusión de la lengua es muchas veces consecuencia de la mordida abierta ocasionada por el chupeteo de dedo.

Problemas de espacio causados por la pérdida temprana de dientes de leche produce migraciones o movimientos de los dientes vecinos ocasionando dificultad en la erupción del diente permanente, recordemos que los dientes de leche son muy importantes para la masticación, para el desarrollo de los huesos maxilares y mantener el espacio para la salida normal de los dientes permanentes.

Por otro lado la pérdida de los dientes permanentes también causa movimientos de los dientes vecinos lo cual produce malas mordidas con los antagonistas.

Hemos mencionado los factores ambientales más importantes en la etiología o en las causas de las malas mordidas, por supuesto que existen otros factores que pueden influir, por ello es importante la visita por lo menos cada seis meses a su odontopediatra u odontólogo para detectar estos problemas a tiempo y evitar posteriormente tratamientos de ortodoncia largos y complejos.

Tags:

  • ambiente
  • influencia
  • dentadura
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter