Menor de 40 años... y menopáusica

Un problema que le sucede a alrededor de un 6% de las mujeres menores de 40 años al sufrir la llamada insuficiencia ovárica prematura o menopausia precoz. Una situación difícil para quienes la sufren, pero que deben saber cómo enfrentarla.
Enlace copiado
Los especialistas aseguran que las pacientes pasarán por los síntomas normales de cualquier menopáusica, pero casi siempre de forma más intensa.

Los especialistas aseguran que las pacientes pasarán por los síntomas normales de cualquier menopáusica, pero casi siempre de forma más intensa.

Menor de 40 años... y menopáusica

Menor de 40 años... y menopáusica

Enlace copiado
Hablar de menopausia significa para muchas mujeres que rondan los 50 luchar contra las connotaciones negativas que todavía acarrea la palabra, como si fuera el irremediable paso a una decadencia que nada tiene que ver con la realidad. Y si esta nueva etapa, con sus inevitables síntomas, se hace cuesta arriba para ellas, puede ser mucho más duro para aquellas que todavía no han cumplido los 40 y ya saben qué es la menopausia.

Esto es lo que le sucede a alrededor de un 6% de las mujeres menores de 40 años al sufrir la llamada insuficiencia ovárica prematura o menopausia precoz.

“Las mujeres nacen con un dotación de folículos (que contienen los ovocitos) que irá disminuyendo por atresia (desgaste) o consumo a lo largo de la vida. Cuando una mujer nace cuenta con dos millones de folículos que se reducirán a 400,000 cuando llegue a la edad de la primera regla. De ellos, unos 400 serán los que ovulen, mientras que el resto se degenera, se gasta, en el proceso de atresia. Cuando se llega aproximadamente a los 40 años, este desgaste es más rápido y cuando ya quedan pocos folículos activos es cuando se empieza a entrar en las etapas de la menopausia”, explica el doctor Rafael Sánchez Borrego, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, en Elmundo.es.

Mientras que en Europa y EUA la menopausia suele aparecer normalmente a los 50 años, hay un porcentaje pequeño de mujeres para las que este proceso ocurre más rápido de lo que debería.

Los especialistas dividen la menopausia precoz en dos tipologías: “La primaria, cuya incidencia es baja y donde se desconocen sus causas, se apunta en algunos casos a una predisposición hereditaria. Muchas veces ocurre cuando el sistema inmunológico ataca a los folículos ováricos y destruye estas células”, explica la doctora Alicia Hernández, del Hospital La Paz de Madrid.

La menopausia precoz secundaria, por su parte, sería aquella que se produce “por culpa de la incidencia de algunos fármacos, por los tratamientos de quimioterapia y radioterapia que pueden afectar a las células ováricas, o por operaciones de retirada de ovarios o similares”.

Los especialistas aseguran que estas pacientes pasarán por los síntomas normales de cualquier menopáusica, pero casi siempre de forma más intensa.

Para Sánchez Borrego, el mayor problema no es el de la fertilidad: “Es normal que mujeres jóvenes se preocupen por esto, pero hay que entender que la menopausia precoz es una enfermedad que puede disminuir la esperanza de vida y, de no cuidarse, sobre todo la calidad de esta”. “En la menopausia, la producción de estrógenos y progesterona disminuye, pero lo hace de forma gradual. En el caso de la menopausia precoz nos encontramos con que faltan estas hormonas antes de lo que debería o que caen de forma brusca cuando viene dada por la quimioterapia o radioterapia”, añade.

Ambos especialistas insisten en la necesidad del tratamiento hormonal sustitutivo para restaurar los niveles hormonales normales y que “no tienen nada que ver con los tratamientos hormonales de una mujer menopáusica normal”. Un tratamiento que se contraindica, explica Hernández, en mujeres fumadoras.

Tags:

  • mujer
  • menopausia precoz
  • insuficiencia ovarica

Lee también

Comentarios

Newsletter