Lo más visto

Miguel Ángel Pinto, el último de la dinastía de Diario Latino

Falleció luchando con una grave enfermedad. Le correspondió cerrar el ciclo de este diario, el cual dejó una historia de periodismo.
Enlace copiado
Miguel Ángel Pinto, un hombre apasionado por el periodismo, acompañado de sus padres, Miguel Pinto Martínez y María Celia Palomo de Pinto, e integrantes de su familia.

Miguel Ángel Pinto, un hombre apasionado por el periodismo, acompañado de sus padres, Miguel Pinto Martínez y María Celia Palomo de Pinto, e integrantes de su familia.

Enlace copiado

Miguel Ángel Pinto Palomo dejó de existir en abril pasado. El último de la dinastía Pinto, que dirigió y editó desde el siglo pasado (1904) el recordado Diario Latino, contemporáneo de nuestro periódico, LA PRENSA (hoy LA PRENSA GRÁFICA), que en 1915 fundó don José Dutriz.

Miguel Ángel, como lo conocían, fue hijo de Miguel Pinto Martínez y María Celia Palomo de Pinto. Se proyectó como un hombre de hablar sencillo, muy tranquilo y con la influencia propia que ejerce ser parte de una familia periodística. Apasionado por lo que hacía, en su vida tuvo varias facetas, destacando como la principal y que nos convirtió en colegas la de editor director de la última faceta de periódico Diario Latino, que heredó de su padre.

Uno de sus hijos, quien lleva su nombre, nos dice que también fue un apasionado del fútbol, donde fungió como dirigente de Alianza. También gustaba del béisbol de las Grandes Ligas, y no se perdía un juego de su equipo favorito, los Dodgers, en la temporada. Agricultor que amaba la tierra y el campo dirigiendo las fincas de café de su familia, ubicadas en Nuevo Cuscatlán.

Miguel Ángel Pinto, un hombre apasionado por el periodismo, acompañado de sus padres, Miguel Pinto Martínez y María Celia Palomo de Pinto, e integrantes de su familia. Fotos de Cortesía
Del recuerdo. Miguel Ángel Pinto Palomo acompañado de sus nietos y disfrutando de las fiestas navideñas.

Gustaba de la pesca y la practicaba con gran pasión. Y como empresario, heredó de su padre el negocio de distribución de películas, empresa fundada a finales de los setenta por su padre. Representaba a compañías como Universal, Paramount, Warner, Disney, Touchstone, Miramar, entre otras. Este negocio actualmente es atendido por su otro hijo, Mauricio.

En la década de los ochenta, luego de la muerte de su padre, tomó la presidencia de Editora Salvadoreña, propietaria de Diario Latino.

La herencia que recibió era la de un periódico liberal que fue fundado por su abuelo, de nombre Miguel Pinto también, un periodista aguerrido en su época. Un periódico que vio la luz por primera vez bajo el nombre de La Candela en 1890.

El periodismo combativo de su abuelo fundador lo llevó en esa época a exiliarse en Guatemala y dejar el periódico.

Regresó cuatro años después, y en 1894 compró el periódico Siglo XXI, el que en 1900 pasa a llamarse El Latinoamericano, y en 1904 lo cambia a Diario Latino para escribir la historia de uno de los periódicos de gran historia y leyenda dentro del periodismo salvadoreño en el siglo pasado.

A la muerte de su fundador, Diario Latino pasó a ser dirigido por sus hijos Miguel, Jorge y Antonio. Finalmente, don Miguel se quedó con la dirección, la que terminó heredando a su hijo don Miguel Ángel, quien comenzó a hacerse cargo a mediados de la década de los setenta, promoviendo formas de periodismo inactual con secciones de entretenimiento.

Diario Latino fue el primero en imprimir periódicos en máquina offset y se destacó porque su contenido editorial gustaba mucho entre la gente culta.

Contó con grandes plumas, como Quino Caso y Juan Felipe Toruño.

A él le correspondió cerrar el ciclo de Diario Latino bajo el liderazgo de la familia Pinto, cuando en la década de los noventa, en la efervescencia política, decidió ceder a las presiones de los trabajadores sindicalizados y les terminó vendiendo las acciones que quedaban de la familia.

De esa manera finalizó la dinastía de la familia Pinto, que dejó para la historia de los periódicos de El Salvador un legado de anécdotas de lucha por la independencia y la libertad de expresión.

Le sobreviven su hermana Carmen Elena Pinto de Borgonovo, sus hijos Miguel Ángel y Mauricio Pinto Ávila, y sus nietos Miguel, Santiago, Sophia, Mauricio y Cristina.

Descanse en paz, don Miguel Ángel Pinto, y nuestras condolencias a su familia. Lo recordaremos como un gran amigo y colega que quedará registrado en la historia, junto con su familia, por haberle dado vida a un periódico que fue baluarte en el siglo pasado.

Lee también

Comentarios