Lo más visto

Más de Mujer

Mitos de la nutrición aprendidos de mamá

Sin duda, algunas creencias populares sobre alimentación han conseguido sobrevivir al paso del tiempo y de generación en generación gracias a mamá.
Enlace copiado
Mitos de la nutrición aprendidos de mamá

Mitos de la nutrición aprendidos de mamá Shutterstock

Enlace copiado

Cuántas veces habrás escuchado decir a mamá que el desayuno es la comida más importante del día, que la fruta hay que comerla de postre o que deben beberse ocho vasos de agua diarios reglamentarios. Siempre se preocuparon por nuestra salud, pero algunas de estos consejos ya quedaron obsoletos. Cuatro dietistas-nutricionistas que son miembros de la Academia Española de Nutrición y Dietética nos amplían sobre los mitos más comunes. Entre ellos, que “el yogur es mejor desnatado”. Es probable que a todo el que haya hecho dieta le suene el clásico menú detallado de lo que se puede comer durante la semana. Y entre los postres sugeridos suele estar el yogur desnatado (se le ha reducido la grasa por debajo del 1 % de la grasa total del alimento) Pero, si lo prefieres natural, no te preocupes.

Explica el dietista-nutricionista Ramón de Cangas que él prefiere tomar el natural sin azúcar. De hecho, afirma que “hay más evidencia (científica) sobre el yogur entero en cuanto a prevención cardiovascular y metabólica e incluso sobre su eficacia en la prevención de la obesidad que sobre el desnatado. Se ha visto que la grasa de los lácteos, aun siendo saturada, no parece perjudicial para la salud, porque no todos los ácidos grasos saturados son iguales y porque la matriz en la que se encuentran también importa. La matriz de los lácteos es interesante y no parece que los lácteos enteros sean un problema”.

En cuanto a la fruta, “solo hay que comerla de postre”. No, no todos los expertos en nutrición toman fruta de postre. La dietista-nutricionista Iva Marques explica que las frutas son un grupo de alimentos idóneo para tomar entre las comidas principales, a media mañana o a media tarde, sobre todo si son variadas. “No solo por su contenido en vitaminas, minerales y fitoquímicos, sino por su cantidad de agua. ya que su aporte continuo a lo largo del día es fundamental”.

Cuántas veces escuchamos decir que el desayuno es la comida más importante del día, pero. a diferencia de lo que muchos opinan, De Cangas indica que “el desayuno no es más importante que el resto de comidas del día. Bajo la creencia de que se debe desayunar sí o sí, mucha gente desayuna alimentos ultraprocesados y para eso es mejor no tomar nada”.

Eso no quiere decir que no haya que desayunar. “Si esta comida incluye alimentos de verdad, como frutos secos, pan integral, lácteos no azucarados, fruta entera o huevo, entonces aportará una serie de beneficios derivados de su ingesta”, continúa el especialista. “Yo soy partidario del desayuno por tradición, porque ciertos estudios sugieren sus beneficios y porque la mayor parte de la gente prefiere desayunar, pero, eso sí, siempre que los alimentos presentes en dicha ingesta sean saludables”.

Asimismo, la más famosa de todas: “debemos beber 2 litros de agua al día”. Lo que hay que hacer es escuchar a la sed, relata San Mauro, y añade que “posiblemente el mejor marcador para saber si estamos bebiendo suficiente agua sea la orina: tiene que ser clara y abundante, nunca oscura, escasa y con dolor en la micción”. Dicho de otra manera, todavía no hay evidencia suficiente como para elevar los 2 litros de agua diarios —ocho vasos— a grado de recomendación. Pero alerta: “Sí hay que dar una recomendación para que la gente esté en un baremo de seguridad, por lo menos 1 litro de agua.

El dietista recuerda que, en temas de nutrición, incluso con algo tan básico como el agua, “hay que valorar a cada persona de forma individual”.

Lee también

Comentarios