Lo más visto

Mitos y verdades sobre el yoga

Sobre el yoga existe una serie de mitos que Debbie Costa, especialista en yoga terapia, nos aclara para que lo practiques sin problema.
Enlace copiado
Enlace copiado
En muchas ocasiones habrás escuchado hablar sobre el yoga, la mayoría de personas piensa que es necesario ser muy flexible, incluso que es una práctica exclusiva para mujeres; sin embargo, esos son algunos de los mitos o percepciones equivocadas que se tienen.

Lo cierto es que, como cualquier otra actividad física, necesitas de disposición y constancia.

El término yoga significa unión de cuerpo, mente y espíritu, en la práctica se enfoca en ejercitar el cuerpo y el cerebro a través de asanas, que consisten en hacer posturas del cuerpo basadas en elementos de la naturaleza, adecuada respiración y meditación, que da como resultado una sensación de bienestar y alivio contra el estrés.

Debbie Costa, especialista en yoga terapia, nos aclaró varios de los mitos que surgen en torno a esta práctica. Costa, quien a pesar de haber sido diagnosticada con fibromialgia, un trastorno que causa dolores musculares y fatiga, se especializó como maestra de yoga, asegura que la práctica le ha funcionado como tratamiento para contrarrestar los síntomas de su padecimiento.

¿Es para personas flexibles?

Es curioso porque la mayoría se hace esa pregunta, pero si las personas no son flexibles, es cuando más deberían acudir a practicar. Más que estar físicamente preparado, es necesario tener una mente abierta y tener la voluntad de hacer algo diferente. En yoga adoptamos variedades de posturas que dependen de las necesidades de cada persona, quienes progresivamente incrementan su flexibilidad, fuerza y resistencia.

¿Es una religión?

La práctica surgió en la India y tomó protagonismo en el siglo XIX. Esta disciplina busca por medio de la meditación y buen manejo de la respiración tomar conciencia del cuerpo. El yoga es una herramienta alternativa para encontrar salud en el plano físico y espiritual.

¿Es solo para mujeres?

Inició como una práctica para hombres; sin embargo, en occidente las mujeres lo adoptaron más. En la actualidad los hombres están incorporando el yoga en sus rutinas deportivas, equipos profesionales tienen profesores de yoga para mejorar el rendimiento de sus deportistas.

¿No es para niños?

A partir de los seis años pueden practicar, las clases no son iguales para todos, depende de las características de cada niña o niño. Con el yoga ellos toman conciencia de su propio cuerpo; además, aprenden valores como el respeto, la tolerancia y la no violencia hacia los seres humanos. En otros países se utiliza como terapia contra el “bullying”.

¿Sirve solo para meditar?

Con el yoga te conoces a ti mismo, porque agudizas tus sentidos. Principalmente se trabaja el estiramiento de la columna vertebral, que es el eje de la salud y bienestar, acompañado de una correcta respiración y posturas restaurativas con las que conectas tu mente y cuerpo.

¿En necesario ser vegetariano?

Falso, se recomienda comer balanceado. Cuando una persona se mantiene en la práctica, el cuerpo pide comer alimentos orgánicos y antioxidantes, pero eso no significa que sea un requisito para hacerlo.

¿Cómo ayuda la práctica del yoga para contrarrestar los malestares de la fibromialgia?

La voluntad de querer mejorar, a pesar de la enfermedad crónica que estaba pasando; las respiraciones profundas y la meditación me ayudaron a oxigenar el cerebro y a tener un balance endocrinal. Nosotros somos química perfecta a semejanza de Dios, que poco a poco la destruimos por querer sentirnos mejor pero de manera inadecuada, cuando nuestro cuerpo ya tiene el antídoto para cualquier enfermedad.

¿Qué le recomienda a las personas que desean practicar?

Nada más la voluntad de hacerlo. Al inicio habrá un poco de dolor, pero a través de la meditación lograrán estar alerta y conscientes de su realidad, con lo que poco a poco cambiarán la rutina. Si cambias tu rutina y la forma de ver la vida, les tengo por seguro que cambiará todo tipo de dolencias físicas o emocionales.
 

Tags:

  • Debbie Costa
  • yoga
  • fibromialgia
  • postura

Lee también

Comentarios