Lo más visto

Mucho malo de algo bueno

<p>El bienestar de ejercitarse después de unos años de sedentarismo es una situación que muchas personas están comenzando a disfrutar. Normalmente llega una edad cerca de los 35 años en la mujer y los 40 en los hombres en donde se toma conciencia de ¿cómo estamos administrando el cuerpo? Y es donde arrancamos con algún tipo de actividad física.</p>
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>Lamentablemente algunas de estas actividades físicas y el hecho de haber encontrado una tribu que guste de hacer lo que nos gusta y nos mantiene en forma no nos lleva por el camino adecuado y los resultados pueden ser algunas veces más dañinos que beneficiosos.</p><p>Algunos de estos ejemplos es que supuestamente el salir a correr, bicicletear, o hacer dua o triatlón debe de alejar del cardiólogo pero muchas veces la persona termina cerca del ortopeda. Peor aún es cuando una de esas actividades físicas deja al descubierto algún padecimiento cardiaco. Otro ejemplo es cuando el gimnasio y el levantar pesas nos da el sentimiento de rejuvenecimiento pero terminamos acercándonos al fisioterapeuta o quiropráctico.</p><p> ¿Qué es lo que está pasando?</p><p>1. Falta de guía profesional. La carencia y factibilidad de profesionales de la educación física insertados en los medios sociales ha creado un vacío llenado por pseudo-expertos, que desconocen a plenitud los principios básicos de teoría y metodología del entrenamiento.</p><p>2. Desnutrición. Las personas en el afán de bajar de peso y perder grasa terminan llevando un tipo de alimentación baja en grasa y baja en proteína, que destruye la masa muscular de la que están constituidos órganos como el corazón, las venas y las arterias, además del gasto glucolítico de estos que en algún momento pueden estar siendo sobre exigidos. Una persona no necesariamente tiene que estar sumamente flaca para ser desnutrida, creo que hay muchas personas con sobrepeso desnutridas que están al borde de estos padecimientos. La regeneración celular es importante para poder disfrutar de órganos sanos. Si no le proveemos al cuerpo nutriente de calidad, esta será deficiente.</p><p>3. Falta de chequeo médico. Muchas veces las personas solo saltan a la calle o al gimnasio y no consideran que pueden padecer de una afección cardiaca o de otra índole. Antes de comenzar un programa de ejercicio, se debe buscar un aval médico que certifique la buena salud.</p><p>Por ese motivo el título de este artículo, podemos estar haciendo demasiadas cosas malas de algo muy bueno que es el ejercicio.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios