Neoplasias del sistema reproductor femenino

Hoy se celebra el Día Mundial de la Mujer, fecha en que muchas se han alzado a favor de la igualdad de sus derechos. Pero también es importante mencionar el tema de la salud femenina, por eso se mencionan las neoplasias que más preocupan a las mujeres.
Enlace copiado
Neoplasias del sistema reproductor  femenino

Neoplasias del sistema reproductor femenino

Neoplasias del sistema reproductor  femenino

Neoplasias del sistema reproductor femenino

Enlace copiado
El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. El de pulmón, hígado, estómago, colon y mama son los más letales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero en esta ocasión se pondrá mayor énfasis en los tumores que se desarrollan de forma exclusiva en la mujer. Todos ellos lacerantes.

“Son neoplasias malignas que afectan al sistema reproductor femenino interno y externo: de útero, el más prevalente, sobre todo endometrio; de ovarios y trompas, peligrosos debido a la ausencia de diagnóstico precoz; de cérvix, por el infeccioso virus del papiloma humano; vagina y vulva, inusuales pero engorrosos”, resaltó Luis M. Manso Sánchez, oncólogo en Madrid, España. A continuación se mencionan en detalle en qué consisten, sus síntomas y los tratamientos.

Cáncer de ovario

Se le conoce como “el enemigo silencioso” de la mujer, ya que 75 % de los diagnósticos se da en estados avanzados. Algunos síntomas asociados a esta afección suelen ser hinchazón abdominal, desarrollo de grasa en el abdomen, sensación de dolor local, molestias urinarias, desazón general, incluso náuseas o vómitos pudieran ofrecer algunas pistas fiables. Los factores de riesgo de estos carcinomas de ovario al igual que el endometrio también suelen estar relacionados con la persistente ovulación, con mujeres que no han tenido hijos o que han tenido poca natalidad. El tratamiento de este tipo de neoplasias es básicamente con cirugía y quimioterapia. La cirugía consiste en la extirpación del útero, las trompas y los ovarios

Cáncer de útero

Se presenta en mujeres en edad de la menopausia, en mujeres mayores que han perdido la regla de manera definitiva y que los factores de riesgo que se conocen para el desarrollo de estos tumores están relacionados con tener un ambiente estrogénico permanente –es decir que la hormona femenina está continuamente funcionando en la edad fértil–. Otros factores son la obesidad, la diabetes y la herencia. Sus síntomas son sangrado parecido a la menstruación en mujeres que no deberían tenerlo, puesto que ya están en situación de menopausia. Ante este signo rápidamente hay que alarmarse y visitar al especialista. La cirugía es el tratamiento ideal. Posterior a esto, está la radioterapia complementaria y hormonoterapia. En los estadios más avanzados el tratamiento se basa en quimioterapia estándar.

Cáncer de vagina

En la parte más externa del sistema de reproducción, en la vagina y en la vulva, los tumores no son tan habituales como en la zona interna de la mujer. El 70 % de los tumores vulvares es asintomático, aunque se haga patente en los labios menores. Son de tipo ulceroso. Las lesiones, o bultos que no acaban de curarse en dos o tres semanas se pueden apreciar en los genitales. Además, son dolorosos, de olor desagradable y ocasionan escozor durante la micción. Estos tumores son agresivos, una cirugía urgente mejorará, sin duda, el pronóstico. Si el tumor está en fase avanzada se empleará radioterapia, ya que la quimioterapia es poco eficaz en estos casos. De manera que es importante mantenerse alerta siempre.

Cáncer de cérvix

La afección se relaciona con el virus del papiloma humano (VPH) y, tanto es así, que se considera como una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS). Las citologías y los análisis mediante técnica biológica molecular de la presencia del VPH en las células que recubren el cérvix revelan el virus. Este tipo de tumores, cuando no se diagnostica de manera precoz, se define por un sangrado espontáneo o sangrado que aparece después del coito. El tratamiento de estos carcinomas, cuando el diagnóstico es temprano, se efectúa de manera local. A veces, con una simple biopsia y cirugía se puede erradicar el tumor. En estadios avanzados, cuando la neoplasia daña al útero, la cirugía es mayor y se complementa con radioterapia y ciclos de quimioterapia.

Trompas de falopio

Son tumores ginecológicos excepcionales o de muy baja prevalencia que se pueden asemejar en toda su evolución al cáncer de ovario. Y al igual que en el cáncer de ovario, la clínica es inespecífica. Las mujeres con cáncer de trompas de falopio se encuentran asintomáticas o con síntomas vagos. Por eso es difícil diagnosticar la enfermedad. Las mujeres pueden presentar sensación progresiva de hinchazón abdominal, molestias locales, pesadez y ganancia de peso. Esto debe llevar a una revisión urgente con ecografía para valorar la salud de este órgano. Esta neoplasia maligna puede generar flujo vaginal inusual (blanco, espeso e inodoro). Sería un posible indicio si no se está ovulando o con alguna infección.

Tags:

  • cáncer
  • neoplasias
  • aparato reproductor femenino
  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter