Lo más visto

Más de Mujer

No compares a tus hijos, reconoce las cualidades positivas de cada uno

Comparar a los hermanos puede llegar a destruir la confianza de uno de ellos. Resaltar lo positivo de cada uno ayuda más de lo que se imagina. Aquí algunos recordatorios para los padres del por qué no es bueno hacerlo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Si se tiene más de dos hijos, existe la posibilidad que uno de ellos tenga diferentes cualidades que hagan que sobresalga más en ciertos aspectos que los otros. Asi que llegará el día en que quizás como madre o padre, se compare, algo que puede resultar contraproducente.

Querer resaltar lo positivo de un hijo y ponerlo de ejemplo para indicar que es mejor que el otro hermano, es una forma incorrecta de enseñar. Nadie es igual al otro ni tampoco muy parecido. Cada hijo responderá de manera diferente, por eso la motivación, influencia para hacer bien las cosas, valores, normas, límites y educación, deben ser las mismas.

La diferencia residirá en la personalidad de cada integrante influenciado por su entorno. Revisa estas tres razones de por qué comparar llega a ser contraproducente, según familias.com.

1. Tener poco tacto en los comentarios

Puedes cometer el error de exaltar las cualidades de uno y minimizar los logros del otro, puedes premiar las buenas calificaciones de uno y regañar en exceso a quien haya reprobado una materia. Debes aprender a tener el tacto necesario para regañar y felicitar, y sobre todo saber que los regaños se hacen a solas, para que aquél no se sienta evidenciado, humillado y expuesto; para que no se sienta menos al ser comparado con quien a tus ojos está muy cerca de la perfección. Es más fácil reprender que orientar, así que es preferible buscar la manera ideal de corregir actitudes y situaciones que provocan los problemas.

2. No motiva la cooperación y la ayuda entre hermanos

Existirán situaciones en las que, tal vez sin querer, pongas a competir a tus hijos: quién tiene mejores calificaciones, quién se expresa mejor, quién es más sociable y desinhibido (cualidades que le permiten sobresalir entre los demás chicos); quién tiene mayor habilidad para los deportes o para la música. Y está bien que reconozcas y les hagas saber los beneficios de hacer uso de todas estas cualidades sin acrecentar egos y vanidades. Siempre, sin embargo, hay que fomentar la sencillez y la humildad para que, sin ningún prejuicio, se ayuden en las tareas que se les complican entre hermanos, siempre será preferible compartir e invertir tiempo juntos para realizar todo tipo de actividades y fomentar en ellos una entrañable hermandad, en vez de crear una inmensa rivalidad.

3. Viola su individualidad y personalidad

Por economizar tiempo, dinero y esfuerzo puedes elegir actividades educativas, deportivas y de entretenimiento para todos sin tomar en cuenta los gustos, cualidades y preferencias de cada uno. Imponer situaciones pensando que tarde o temprano se tendrán que adaptar puede causar el resultado contrario: crear en ellos una resistencia a realizar otras actividades; es mejor escuchar cuáles son sus gustos e inquietudes y, de acuerdo con sus aptitudes, verás que cada uno encontrará la actividad que le permita sentirse contento y realizado.

Tags:

  • comparaciones
  • hijos
  • padres
  • motivación
  • enseñanza
  • valores
  • virtudes

Lee también

Comentarios