Lo más visto

Más de Mujer

No es suerte, es cuestión de ciencia

Muchos pueden pensar que para que una relación de pareja funcione, es cuestión de suerte o del designio de Dios; pero ¿qué tal si, hasta cierto punto, tiene que ver con la ciencia? Por lo menos, eso es lo que dicen algunos expertos. Conozca cuáles son los argumentos.
Enlace copiado
No es suerte, es cuestión de ciencia

No es suerte, es cuestión de ciencia

Enlace copiado
¿Nunca has sentido envidia por esa amiga que lleva un montón de tiempo con su novio o esposo, quienes, pese a que llevan varios años juntos, parecen una pareja eterna y se enamoran constantemente o se seducen con cada detalle a tal grado que anhelas estar en sus zapatos? En ese sentido, puede que te preguntes ¿por qué ella y él son felices y hacen una química perfecta y a ti se te ha hecho imposible ser testigo de esa experiencia religiosa?, y te sientes desdichada y sin suerte en el amor.

Pero hay algo que debes saber: a veces se comete el error de idealizar otras relaciones de pareja, no reparas en que cada una es diferente y que, aunque el novio de tu amiga te parezca “el hombre perfecto”, seguramente ella tiene que batallar contra otros problemas.

Según un artículo publicado en el sitio Enfemenino.com, en el amor no interviene tanto la suerte como lo puede hacer la ciencia. De hecho, existe una serie de condicionantes biológicas que pueden hacer que una pareja funcione o no, esto de acuerdo con la ciencia del amor.

Si quieres saber a qué se refieren los expertos, a continuación las detallamos en un recuadro. Pero antes explicaremos algunas de ellas de manera resumida. La primera es la serotonina, que se trata de una hormona que influye sobre el cerebro y el estado de ánimo y que al final es la que decide que no hay nada ni nadie más importante que tú en tu vida. Sería bueno que a todas las personas se les active esa hormona, ¿no creen?

Y hay algo más en la ciencia del amor que también tiene una explicación: los aromas o el olor corporal que los dos emanan. El detalle en este punto es que la fragancia natural entre ambos no sea compatible. ¿Te imaginas? Es esa disparidad de olores lo que los une. ¿Ahora entiendes por qué esa química perfecta?

Tags:

  • relacion
  • pareja
  • funcional
  • ciencia

Lee también

Comentarios