No más hijos rebeldes

Si quieres que tus hijos te hagan caso al crecer no digas palabras como “no puedes”, “qué difícil” o lo hagas sentir culpable de todo. Eso a la larga traerá problemas y solo criarás hijos rebeldes. Ocupa las siguientes estrategias.
Enlace copiado
No más hijos rebeldes

No más hijos rebeldes

No más hijos rebeldes

No más hijos rebeldes

Enlace copiado
Todos los padres desean que sus hijos los escuchen. Lamentablemente aún los mejores padres pueden hablarle a sus hijos de maneras que les hacen sentir poco valorados y valiosos, afectando mucho más que su autoestima.

Cuando la conexión entre padres e hijos ha sido bien nutrida y cuidada, los niños están mucho más abiertos a escuchar. La clave para mantener esta conexión es bastante sencilla: evita usar la culpa como recurso para manejar su comportamiento, según establece el sitio web niñosdeahora.tv.

Sencillo no quiere decir fácil. Muchos padres usan la culpa y la vergüenza sin darse cuenta, con frases como:

Me pone muy triste que te portes así.

¿Por qué eres tan malo con tu hermana?

Después de todo lo que hacemos por ti…

Además, el sitio web señala que este tipo de lenguaje hace que el niño se ponga a la defensiva, en lugar de que quiera cooperar. La idea detrás de este tipo de comentarios es hacer sentir mal al niño, para que se arrepienta de lo que hizo y busque el amor de sus padres a través del comportamiento “correcto”.

El problema es que a la larga, y con frecuencia a la corta, no funciona. A nadie le gusta sentirse mal, va en contra de nuestra naturaleza humana. Tratar de que el niño se porte bien haciéndole sentir mal es una estrategia muy empobrecedora. Con el tiempo su resistencia a la culpa aumentará, y eventualmente puede cerrarse por completo a querer escuchar.

La clave para esto es utilizar un lenguaje más neutral y respetuoso. Si le hablas sin confrontarle o culparle, enfocándote en el resultado que deseas, obtendrás una respuesta mucho más positiva. Estos son algunos ejemplos de lenguaje desempoderante versus neutral:

¿Por qué siempre dejas la ropa tirada? / La ropa usada va en esta canasta.

¡Ya escoge lo que sea! / Nos queda poco tiempo, ¿qué eliges?

El lenguaje neutral ayuda a tu hijo a enfocarse en el resultado de manera constructiva, en lugar de que piense “Otra vez se está quejando de mi” Además, te percibe a ti como un aliado, como alguien que está de su lado, en lugar de un enemigo u oponente. Esto es muy importante, sobre todo porque a medida que crecen la cercanía se fortalece. Te conviertes en la persona con quien puede hablar sin sentirse juzgado o bajo riesgo de ser culpado o castigado. Utiliza el lenguaje neutral de ahora en adelante.

Tags:

  • niños
  • rebeldía
  • estrategias
  • comunicación

Lee también

Comentarios

Newsletter