No más obesidad infantil

Cifras indican que cada vez más niños latinos en el exterior están pasados de peso, lo cual les traerá problemas de salud con el tiempo.
Enlace copiado
La obesidad  es el resultado de un desequilibrio entre las calorías que se consumen y la energía que se gasta.

La obesidad es el resultado de un desequilibrio entre las calorías que se consumen y la energía que se gasta.

No más obesidad infantil

No más obesidad infantil

Enlace copiado
En la cultura latina, que un niño fuera gordito fue considerado por mucho tiempo como sinónimo de saludable. Irremediablemente, las mamás y las abuelas juzgaban qué tan bien alimentado estaba un niño o una niña de acuerdo con su peso y más era mejor. Pero esto es cosa del pasado y de los mitos. La realidad indica que el sobrepeso y la obesidad infantil, por cuenta de estas creencias y malos hábitos alimenticios, es un problema real y grave en casi todo el mundo, según establece el sitio web vidaysalud.com.

Por ejemplo, según cifras sobre el tema proporcionadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) gracias a los resultados de encuestas realizadas en dos períodos, el aumento del peso en la población infantil de Estados Unidos ha sido dramático. La primera encuesta fue realizada entre 1976 y 1980 y la segunda, entre 2003 y 2006. Los resultados no son alentadores: entre los niños de dos y cinco años de edad la obesidad aumentó del 5 % al 12.4 %; el aumento entre los niños de los seis a los 11 años fue del 6.5 % al 17 %, mientras que en los niños/adolescentes entre los 12 y los 19 años, el aumento fue del 5 % al 17.6 %. En otros países, como México, las cifras son todavía peores.

¿Qué pasa cuando hay tantos niños obesos?

Pues que desarrollan enfermedades relacionadas con esta condición, como problemas cardiovasculares, colesterol alto, diabetes tipo 2, depresión, tendencia a desarrollar otros desórdenes alimenticios como anorexia y bulimia, problemas con sus articulaciones, tendencia a desarrollarse más temprano, dificultades para hacer ejercicio y retraso en el desempeño escolar. Además, los niños y los adolescentes obesos probablemente se convertirán en adultos obesos. Un estudio encontró que cerca del 80 % de los niños que sufrían de sobrepeso entre los 10 y los 15 años sufre de obesidad para cuando llegan a los 25 años.

En respuesta a estas cifras que solo aumentan, la primera dama estadounidense, Michelle Obama, lanzó una campaña contra la obesidad infantil, que se llama “Let’s move!” (Movámonos). La idea es que se cambien las costumbres de alimentación y sedentarismo para evitar problemas de salud que sin duda tienen un impacto en los costos de la salud.

¿Cuáles son los factores que inciden en la obesidad infantil?

La obesidad es el resultado de un desequilibrio entre las calorías que se consumen y la energía que se gasta. Sin embargo, existen otros factores que contribuyen al aumento de peso, como la genética, los factores ambientales y los patrones de comportamiento.

Ser hispano o latino es tener un mayor riesgo genético de sufrir de obesidad. Asimismo, el sedentarismo o falta de actividad física contribuye enormemente al aumento de peso. Los estudios demuestran que los niños y los adolescentes pasan demasiado tiempo viendo televisión, videos, DVD y películas.

La escuela: los niños y los adolescentes pasan mucho tiempo en la escuela y es allí donde se alimentan la mayor parte del día. Aquí tanto los padres como los educadores tienen una responsabilidad compartida de promover los hábitos alimenticios sanos y la actividad física. Muchas escuelas están implementando cambios en sus programas nutricionales.

Los padres: son los modelos a seguir. Las costumbres que se practican en casa en cuanto a la alimentación y el ejercicio son importantísimas a la hora de combatir la obesidad. No descuides la salud de tus hijos.

Tags:

  • Obesidad infantil
  • alimentación
  • calorías
  • problemas
  • ejercicio

Lee también

Comentarios

Newsletter