Lo más visto

No me gusta la pareja de mi hijo

Por razones válidas o inválidas, algunos padres suelen tener cierto rechazo hacia la pareja de sus hijos, pero ¿qué deberían hacer? Aquí te brindamos algunos consejos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuando un hijo decide tener pareja, para muchos padres se torna un tema complicado y más cuando es a inicios de la adolescencia. Sin embargo, existe un problema aún mayor: que la pareja de tu hijo no te guste.

“Si la relación es definitiva, debemos tratar de afrontarlo con madurez y discreción. Pero si esta inicia debemos hablar con nuestro hijo y decirle las conductas o situaciones que observamos, haciéndole ver que debe analizarlas”, expresó la psiquiatra Margarita Mendoza Burgos.

Asimismo, es importante responder a la pregunta ¿por qué no me gusta su pareja? Las razones pueden ser variadas, pero destacan “si vemos que las parejas no comparten los mismos valores, si vemos que no se respetan entre ellos, que la pareja nos parece ocultar información o que no congenia con nosotr os”, expresó Mendoza Burgos.

Cuando se nota algún comportamiento como los mencionados, lo mejor será implementar la comunicación. La psiquiatra afirmó que al inicio se deberá hablar con los hijos y, si ellos lo permiten, se puede hablar con la pareja. Temáticas sobre cómo llevarse mejor o qué les agrada pueden hacer que el panorama cambie.

Otro punto que se debe tener en cuenta es que, cuando al hijo o hija se le externan estos sentimientos de forma alterada y se utilizan frases hirientes, él o ella se aferrarán más a su pareja. Por ello, realizar diversas sesiones de negociación y comunicación amena pueden ayudar.

Además, toda la potestad que tú puedas tener sobre esta temática disminuye conforme avanza la edad tu hijo y se independiza, según expuso Mendoza Burgos.

Consejos

Algunos consejos que expone el portal Abc.es son los siguientes: primero, al igual que pasa con los amigos, es muy importante que los padres conozcan a la pareja de sus hijos para así no tomar medidas precipitadas.

Segundo, si la relación sigue adelante, los padres deben tratar de empatizar con su hijo y encontrar la manera de incluirse en el círculo. Además, ponerse en su lugar; tratar de entender sus razones (lo que no significa que las comparta), ayudará a comprender qué le ilusiona de la otra persona y así acercarte.

Tercero, si tu hijo se encuentra en una situación difícil, es fundamental que sepa que puede acudir a ti. Por ello es muy importante la comunicación.

Cuarto, no olvides que en una etapa en la que busca comunicarse contigo le puedes enseñar a expresar sus opiniones y emociones con respeto, a entender otros puntos de vista (aunque no los compartan) y a negociar.

Quinto, una propuesta que quizás cueste pero que puede ser útil es buscar un momento de encuentro con la pareja de tu hijo o hija. Por ejemplo, invitándole a comer, y tú puedes aprovechar para conocer mejor al novio o novia. Trata de crear un ambiente relajado y positivo.

Además, si tu hijo te externa sentimientos como “no se puede hablar de esto contigo” o “tu no lo entiendes”, será un llamado de atención para que seas un poco más abierto.

A su vez, si la pareja de tu hijo definitivamente no te parece la adecuada, puedes incluso acudir a un especialista para que exponga los pros y contras de la situación.

Recuerda que muchas veces los jóvenes tienden a acatar llamados de atención de otras personas que no son sus padres. Esto porque lo que se les presenta les parece una opción y no una obligación.

Tags:

  • ser padres
  • margarita mendoza burgos
  • pareja
  • hijos

Lee también

Comentarios