Nuevo colegio: Un desafío

Asistir a un nuevo colegio no es algo normal para un niño, significa un proceso de adaptación en el que necesitará de mucha atención y ayuda para superar este nuevo desafío.
Enlace copiado
Nuevo colegio: Un desafío

Nuevo colegio: Un desafío

Enlace copiado
Al inicio de cada año se pueden presentar algunos cambios de rutina en las familias. Uno de estos cambios puede estar más relacionado con los pequeños de casa: una nueva escuela o colegio. Aunque para los adultos puede tratarse de un paso más en el desarrollo del niño, para ellos puede representar un difícil desafío.

Las razones que causan el cambio de colegio pueden ser varias: un centro educativo más cercano a casa, un lugar que cumpla las características educativas que los padres desean o por haber concluido que los niños no se sentían cómodos donde estaban. Las causas pueden variar, pero el objetivo es uno: mejorar.

Se trata de una oportunidad para que sus hijos conozcan nuevos compañeros y amigos, un nuevo ambiente, nuevas metas, etcétera. Tal como dijo Gustavo Adolfo Bécquer, poeta y narrador español: “Cambiar de horizonte, cambiar de método de vida y de atmósfera, es provechoso a la salud y a la inteligencia”. Sin embargo, para los niños es quizá un poco más complejo. Dejan a sus viejos compañeros, llegan a un centro nuevo en donde no saben si encontrarán amigos, y al inicio no sentirán la seguridad que les daba estar en un colegio ya conocido.

Es ahí donde los hijos necesitan del apoyo de los padres. Para la psicóloga Karla Rivas, este es un proceso en el que los padres deben permanecer alerta. “Este cambio es un reto para los niños, por eso los padres no deben descuidar el día a día. Es necesario que le pregunten al niño o niña qué tal le fue, cómo es su nuevo profesor o profesora, si ya tiene algunos amigos entre otros aspectos que consideren importantes”, manifestó la experta.

No sería el primer ni el último caso en que un niño, o una niña, “nuevo” en la escuela sea centro de burla, rechazo o acoso por parte de antiguos estudiantes, ahonda la especialista.

En el afán de estar pendientes de otros aspectos como el trabajo y el cuidado de casa, los padres pueden descuidar el desarrollo y desempeño académico de los pequeños, pero esto no es algo que deba pasar. Papá y mamá deben mantenerse pendientes y vigilantes del proceso de adaptación que implica el cambio de colegio.

“Por más normal que se vea el llegar a un nuevo centro de estudio, los padres no se pueden dar el lujo de desatender a sus hijos, ya que esto podría traer traumas para el niño. Quizá en el momento no sean percibidos, pero a la larga sí salen a la luz”, sostuvo Rivas.

Tags:

  • nuevo colegio
  • ser padres
  • hijos
  • desarrollo educativo

Lee también

Comentarios