¿Obligas a tus hijos a dar besos y abrazos?

Si obligas a tus hijos a dar besos y abrazos a todas las personas que los saludan, es importante que sepas qué piensan los especialistas sobre este tipo de acciones.
Enlace copiado
¿Obligas a tus hijos a dar besos y abrazos?

¿Obligas a tus hijos a dar besos y abrazos?

Enlace copiado
Existe un gran debate respecto a si es correcto o no obligar a tus hijos a dar afecto por medio de besos y abrazos a las demás personas.

En países latinoamericanos como el nuestro esta es una acción muy común. Frases como “dale un beso a tu tía” o “debes darle un abrazo a tu primo” son protagonistas en reuniones familiares.

Pero, aunque parezca muy normal, los especialistas piensan lo contrario.

La psiquíatra Margarita Mendoza Burgos explicó que “eso se ha acostumbrado siempre; sin embargo, no debería hacerse, y menos obligándolos”.

Agregó: “En todo caso, serán los hijos quienes irán aprendiendo con nuestro ejemplo y aprenderán a ir discerniendo a quién sí se le mostrará ese tipo de afecto y a quién no”.

La revista virtual Padres e Hijos de México señala que el afecto forzado tiene como desventaja enseñar a los niños a engañar sobre sus sentimientos, a manipular a los demás y a perder el cariño.

Burgos señala que, como consecuencia de esto, “los niños no aprenden a cuidarse, dado que consideran que todo el mundo es bueno, aunque se aprovechen de ellos y los engañen”.

Asimismo, la psiquiatra comentó que podría ser posible que, debido a esto, el menor este más vulnerable a los abusos sexuales. “Siempre es importante decirles a los hijos que si alguien les desagrada, no se manifiesten con ese tipo de demostraciones con las personas”, expresó Burgos.

Control y libertad

Según especialistas, es importante que los menores comprendan que ellos tienen control sobre sus cuerpos y, por ende, mostrar lo contrario puede tener efectos adversos.

Además, si le impones a tu hijo el acto de abrazar y dar besos a los demás, evocas un sentimiento de inseguridad, es decir que le dices indirectamente que su cuerpo no es suyo y es propiedad de otras personas.

Por ello, el sitio Padres e Hijos aconseja que lo indicado es que los padres eduquen a sus hijos haciéndoles notar que siempre deben saludar, pero que si no se sienten seguros o cómodos al dar un beso, es suficiente un saludo de “buenos días o buenas tardes”.

Con esto no se trata de perder los valores, al contrario, esto formará la autoestima y su seguridad, pues, al momento de llegar a su adolescencia, ellos comprenderán el verdadero cariño o amor que quieren tener en sus vidas.

A su vez, será necesario que tus hijos aprendan que tener contacto físico por medio de un beso o un abrazo no es la única forma de mostrar afecto. Muchas veces una sonrisa o un saludo con las manos puede hacer sentir bien a la persona que está intentado interactuar con ellos.

Recuerda que la libertad que les brindes a tus hijos será parte del carácter y autoestima del futuro. Incluso, algunos países desarrollados se han dado a la tarea de educar a su población de esta manera.

Según informó elmundo.es, CAPS Hauraki, una asociación de Nueva Zelanda que lucha por la prevención del abuso infantil a través del apoyo a las familias, compartió una campaña en su perfil de Facebook con la imagen de una niña junto a este mensaje: “Tengo cinco años. Mi cuerpo es mi cuerpo. No me obligues a besar o abrazar. Estoy aprendiendo sobre el consentimiento y tu apoyo en esto me ayudará a mantener la seguridad el resto de mi vida”.

Tags:

  • ser padres
  • contacto físico
  • Margarita Mendoza Burgos
  • hijos
  • psiquiatra

Lee también

Comentarios

Newsletter