Lo más visto

Más de Mujer

Padres a la distancia

Cuando uno de los dos padres está en otro país, se deben superar retos de comunicación, distancia física y, especialmente, emocionales.
Enlace copiado
Padres a la distancia

Padres a la distancia

Padres a la distancia

Padres a la distancia

Enlace copiado
En 2011 se estimaba que cerca de tres millones de salvadoreños vivían en el exterior, según el Mapa de las Migraciones Salvadoreño presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) y la cancillería de El Salvador. Muchos de estos son padres y madres de familia.

Uno de los motivos más fuertes para que papá o mamá decidan emigrar es la situación económica familiar. “Muchas personas justifican irse del país precisamente por el bien de sus hijos: para generar el ingreso económico que les permita mantenerlos y luego podérselos llevar. Se arriesgan a la desintegración familiar; sabiendo que el esfuerzo es enorme y los sacrificios son muy duros”, aseguró la especialista en asesoramiento educativo-familiar Jackeline Mena de Rivas.

Si uno de los padres vive en otro país, es un gran reto para toda la familia. “Definitivamente, la ausencia de cualquiera de los dos (padres) afecta al hijo en su desarrollo, tanto en lo emocional como en el rendimiento académico. Cada uno de los padres juega un rol específico en la educación de la afectividad del hijo, ya que prácticamente el niño pasa por un proceso de abandono, independientemente de su edad”, indicó la especialista.

Siempre presente

En ocasiones esta ausencia física quiere ser suplida con cosas materiales. Por ejemplo, para las fechas con gran contenido emocional, como cumpleaños, Navidad o finalización de grado escolar, se les da un gran regalo para llenar esa ausencia. Pero lo realmente importante no es eso. De Rivas aconseja: “No prestarle más de la importancia que se debe a todo lo material, sino más bien al hecho que se provee estudio, alimentación, salud y amor; ya que, a pesar de estar tan lejos, siempre está muy pendiente de ellos”. Eso nunca debe faltar por parte del que se ha quedado: destacar los aspectos positivos y que no se desatienda de su familia.

Para el niño no se trata únicamente de distancia, sino que crece sin tener a su papá o a su mamá cerca: no conoce a sus amigos, no puede ir a traerlo o a dejarlo a la escuela, no lo cuida cuando está enfermo, no le ayuda a hacer las tareas y muchas otras vivencias que marcarán el resto de su vida.

Lo anterior no puede ser sustituido por nada, por eso ambos deben ingeniárselas para que el pequeño crezca y tenga siempre presente a quien está ausente.

Tags:

  • padres en el extranjero
  • ser padres
  • hijos
  • distancia
  • comunicacion
  • familia

Lee también

Comentarios