Lo más visto

Más de Mujer

Padres espías, la eterna paranoia

Todos los menores necesitan supervisión. Pero ¿hasta qué punto se debe espiar a los hijos? Te compartimos algunos consejos.
Enlace copiado
Enlace copiado
La privacidad se ha convertido en un derecho inherente de los seres humanos, incluso forma parte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero ¿qué pasa cuando los padres sienten la necesidad de irrumpir en la vida privada de sus hijos? La psiquiatra Margarita Mendoza Burgos expone que espiar a los hijos es poco correcto, pero sí es importante y necesario estar atentos de todas las actividades que se les presentan, entre ellas las amistades y las situaciones sociales.

Algunos padres justifican estos comportamientos con decir estar “preocupados” por la seguridad de sus hijos; sin embargo, “los padres cometen un error cuando espían día a día, haciéndolo por curiosidad y no porque se sospecha de que algo no está bien, llegando a ser intrusivos con ellos”, añadió Mendoza Burgos.

Seguramente te preguntarás hasta qué punto es bueno espiar. En la actualidad, gracias a la tecnología, ya no es necesario seguir a los hijos a escondidas o incluso levantar el teléfono del otro lado de la casa para saber qué están hablando. Basta con tener su contraseña de redes sociales para conocer cada movimiento, pero claro, hacer esto es caer en un error doloroso para los hijos.

Por ello la especialista reitera la importancia del diálogo previo a recurrir a medidas extremas como el espionaje. “Las normas, aun cuando son pequeños, deben construirse con consenso y conocimiento de parte de ellos. Si empezamos a notar el incumplimiento de estas o se visualizan cambios en su conducta, primero lo hablamos y si no hay resultados, podemos espiarles o ser más intrusivos”, aconsejó la especialista.

Consenso

Crear un consenso y un círculo de confianza es posible con tu hijo. Por ejemplo, si has decidido colocar un GPS en el celular de tu hijo para saber en qué lugar se encuentra, sin duda tendrás que comunicárselo y así llegar a un acuerdo en el que ambas partes estén conocedoras de la medida tomada. Recuerda que si has decidido tomar estas medidas radicales, debes estar consciente de que son totalmente justificadas.

Asimismo, si has decidido revisar sus redes sociales, Mendoza Burgos expone que esta acción será necesaria solamente si los menores cambian su forma de ser de forma inesperada, es decir, si pasan de ser niños con una conducta controlada a una totalmente agresiva o impulsiva.

Además, si deseas saber qué hace tu hijo en internet, lo mejor será que utilices aplicaciones que limiten el uso de páginas web a tu hijo.

Pero antes tendrás que tener en cuenta que las actitudes de padres espías pueden afectar a sus hijos. “Los menores dirán que se sienten infantilizados y pueden tratar de vengarse o portarse aún peor. Si el espionaje es injustificado, puede haber pérdida total de la confianza en los padres, desilusión y frustración”, añadió la especialista.

Recuerda que espiarlos es una acción completamente aislada de estar atentos de sus acciones, pues lo mejor será tomarte la tarea de conocer y platicar con sus amigos para saber si son amistades convenientes antes que robar la contraseña de sus redes sociales o leer sus chats.

Por ello, antes de sentir la necesidad de recurrir a medidas innecesarias, se debe crear un círculo de confianza muy sólido, donde tu hijo pueda mantener una conversación fluida sobre cualquier tema de su interés. Recuerda que el papel de los padres es esencial para guiar los sentimientos y las emociones de sus hijos.

Tags:

  • espias
  • padres
  • hijos
  • ser padres

Lee también

Comentarios