Lo más visto

Más de Mujer

Padres nocivos: ¿eres uno de ellos?

No solo los golpes o los gritos son los que lastiman a tu hijo. Al contrario, existen otros elementos llamados nocivos. ¿Tienes esos comportamientos?
Enlace copiado
Padres nocivos:  ¿eres uno de ellos?

Padres nocivos: ¿eres uno de ellos?

Enlace copiado
Una imagen errada de sus padres puede quedar grabada por siempre en la mente de los hijos, y hará que el comportamiento futuro esté lleno de enojo y resentimientos. El pasado no se puede cambiar, pero el presente y el tiempo por venir son una oportunidad para ayudar a tus hijos.

“Los padres con estas características son irascibles, enojados en todo momento, groseros para tratar a sus hijos, gritones, usan palabras soeces con ellos, los infravaloran, nunca los halagan en nada y solo remarcan los errores. En extremo: golpean a sus hijos y la mayoría lo hace hasta enfrente de otras personas”, expresó la psiquiatra Margarita Mendoza Burgos.

Si consideras que puedes tener un comportamiento nocivo o tóxico con tus hijos –o al menos quieres confirmar que no lo eres–, existen actitudes básicas que puedes indagar en ti. La primera es si tienes una actitud controladora que no permite que tus hijos tengan confianza en ti. Esto genera un ambiente de inseguridad entre todo el círculo familiar.

La segunda y quizá más importante se da cuando no estás disponible emocionalmente para tus hijos. Recuerda que los niños aman que papá o mamá les den amor y les presten mucha atención. Si esta necesidad se ve opacada por el rechazo, probablemente el menor tendrá un gran vacío emocional.

Sin embargo, la especialista Mendoza Burgos asegura que los padres nocivos “a veces son depresivos o pueden tener algún tipo de adicción”. De ser ese el caso, lo mejor será acudir a un especialista, y asistir a un lugar donde se brinde la terapia respectiva.

Pero ¿cuándo hay que preocuparse? “Desde siempre, ya que erosiona la salud del hogar, los hijos y la pareja. Incluso, a veces, si no desean cambiar, hay que plantearse hasta la separación. Además, si golpean a los hijos o al cónyuge, podría hasta denunciárseles”, externó la especialista.

Según Mendoza Burgos, las consecuencias pueden ser también muy graves para el hijo: “Baja autoestima, dificultades para aprender, odio, temor a las figuras de autoridad, culpabilidad, depresión, problemas para socializar, ansiedad, problemas de sueño, agresividad, desconfianza y aislamiento social”.

Tags:

  • ser padres
  • dra. Margarita Mendoza Burgos
  • padres nocivos
  • padres tóxicos

Lee también

Comentarios