Lo más visto

Más de Mujer

¿Padres perfectos?

Aunque se sabe que la perfección no existe, hay padres que, quizá sin darse cuenta, pretenden no cometer errores en la educación de los niños; sin embargo, esto les puede hacer dejar de lado los intereses individuales de sus hijos.
Enlace copiado
¿Padres perfectos?

¿Padres perfectos?

¿Padres perfectos?

¿Padres perfectos?

¿Padres perfectos?

¿Padres perfectos?

Enlace copiado
Hay cosas que demuestran que los padres de familia no son perfectos: olvidan que su hijo iba a salir más temprano de la escuela y el pequeño pasa horas esperando a que lleguen por él, sin tener la intención le dan un golpe a su hijo con un objeto, dejan caer al niño mientras aprende a caminar y otras muchas experiencias que se viven en el proceso de ser padres.

A pesar de lo anterior, papá y mamá pueden querer ser perfectos y no cometer errores. No es malo querer evitar equivocaciones, lo malo es obsesionarse y pretender que los niños sean hechos a imagen del padre y la madre sin dejarles opinar o sin tomar en cuenta lo que ellos quieren.

Para la psicóloga Alejandra Rivera, una de las causas por las que los padres quieren ser perfectos es “por su íntimo y gran deseo de hacer de sus hijos lo mejor”, cuyo primer parámetro para superar son los padres mismos y después el mundo exterior. El fin es “crear lo mejor” porque en esa medida “estarán mejor preparados para la vida”.

Los padres perfeccionistas suelen caracterizarse por querer que todo salga bien: que sus hijos tengan notas excelentes en la escuela, que coman a la hora exacta, que lleguen temprano al colegio, que no ensucien la ropa, que tengan amigos que sean “buena influencia”, que sus hijos sean educados por excelentes docentes (casi perfectos) y una gran lista adicional. Aunque mucho de lo anterior no tiene nada de malo, es imposible que no se cumpla todo siempre. En algún momento llegará tarde o se ensuciará, por ejemplo.

Surge un problema mayor cuando la madre y el padre buscan perfección: “Los padres, en su afán por la perfección, pierden de vista y desatienden a sus propios hijos, y cabe la pregunta ¿pero cómo? Pues porque inconscientemente ceden al deseo de tratar de educar al hijo que a ellos les gustaría tener. Es entonces cuando no le ayudan a desarrollarse plenamente, no considerándolo como lo que es: una persona con particularidades, personalidad propia, deseos, habilidades, gustos”. Las equivocaciones son parte del proceso de enseñanza-aprendizaje tanto de los padres como de los hijos.

Rivera dio un ejemplo: “Thomas Alva Edison, inventor del bombillo eléctrico, tuvo más de 1,000 intentos fallidos antes de hacerlo funcionar. Un periodista le preguntó qué se sentía fracasar 1,000 veces, y él respondió: ‘No fracasé 1,000 veces, la lámpara eléctrica es un invento de 1,000 pasos’”.

Tags:

  • ser padres
  • hijos
  • padres perfectos
  • familia
  • errores
  • consejos

Lee también

Comentarios