Pasos para enseñar a tus hijos a ser obedientes

Al practicar tus hijos el valor de la obediencia, es importante para que puedan tomar buenas decisiones en sus vidas y dirigirla con éxito.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cada padre tiene la responsabilidad y tarea de enseñarle a sus hijos valores, en este caso uno muy esencial es: la obediencia. Practicar este valor en el mundo escolar, personal y laboral es sumamente importante para generar confianza y una buena imagen.

Muchos padres quizás se preguntan cómo pueden enseñar a los hijos las ventajas de la obediencia, así como el reconocer que la desobediencia siempre traerá desventajas. Por regla general se sabe que la obediencia trae consigo cosas positivas como la felicidad y paz absoluta, mientras que la desobediencia solo acarrea dudas en la persona, temor y falta de confianza.

Cuando los padres se den a la tarea de enseñar este valor a sus hijos, verán que las recompensas que ellos logren serán gratificantes en sus vidas.

Estos son cuatro pasos que deben guiar a los padres en la enseñanza de este valor a sus hijos, según Familias.com.

Evitar tomar atajos

la mayoría de las personas desobedientes siempre llegan antes porque toman los atajos, conocen mil rutas alternas, no aceptan reglas o simplemente las ignoran y al final se presentan con cara de triunfo: se creen mejores porque lo reciben todo sin esfuerzo alguno; porque realizan cosas que de alguna manera los hace superiores, populares, les da éxito y van adelante. Tenemos que enseñarles a nuestros hijos a ver un patrón en esos casos: por lo general lo que fácil viene, fácil se va. No es tan complicado el buscar ejemplos a nuestro alrededor en donde alguien es obediente y, a diferencia de los anteriores, está dispuesto a aceptar los desafíos, es enseñable y entiende que todo requiere paciencia antes de rendir resultados.

Buscar la sabiduría

para las personas obedientes no hay salteo de reglas, un solo camino se avista de lejos y el camino recto los mantiene firmes. Además, respetan la experiencia de aquellos que fueron antes que ellos y obedecieron y hubo consecuencias y privilegios. Se complacen, además, en seguir los buenos ejemplos.

Tomar decisiones propias

la mayoría de las personas populares corren donde están las multitudes, y por ellas miden sus decisiones. Hacen lo que todos hacen, pero con el tiempo se dan cuenta cuántas equivocaciones, desilusiones y extravío fueron las consecuencias de haber hilvanado la desobediencia a lo largo de sus vidas, pero lo que más les pesa es que otros decidieron por ellos cuando les seguían. Las personas obedientes, en cambio, toman decisiones propias aunque sean los únicos que están haciendo lo que es correcto y sean objeto de burla o de criticismo.

Hacer lo correcto especialmente cuando nadie está mirando

El camino del obediente siempre está más claro, siempre despejado, dando más ensanchamiento a pasos prudentes y seguros. En este camino casi no anda nadie, la vía está firme, allí amanece, brilla el mediodía y cuando el atardecer refleja su luz para que marchemos, y demos paso a la noche calma y un nuevo amanecer con esperanza. El hacer lo que es recto también incluye hacer el bien aún cuando nadie está viendo nuestras acciones.

Tags:

  • obediencia
  • valores
  • hijos
  • padres
  • bienestar

Lee también

Comentarios

Newsletter